En un nuevo round entre el SOEM y la Municipalidad de la Capital, el gremio le exigió al intendente y gobernador electo, Raúl Jalil, que vete la ordenanza que declara a la recolección de residuos como un “servicio esencial”, por lo que no puede interrumpirse ni siquiera en los días en los que los empleados realicen medidas de fuerza. El gremio justificó su pedido en que la cuestión gremial no puede ser regulada por una ordenanza municipal, teniendo en cuenta que lo concerniente a sindicatos es regulado por normas nacionales.

En una nota enviada a Jalil por parte del secretario general del gremio, Walter Arévalo, el SOEM le solicita al jefe comunal 'ejercer el derecho de veto que le concede la Carta Orgánica Municipal' sobre la ordenanza sancionada por el Concejo Deliberante en la sesión ordinaria de la semana pasada, 'mediante la cual pretende legislar sobre temas que le están explícitamente vedados, habida cuenta que son facultades que la Provincia delegó expresamente a la Nación, de manera tal que solo el Congreso de la Nación puede legislar sobre tal cuestión'.

En ese sentido es que considera que la normativa en cuestión 'resulta nula de nulidad absoluta'.

En los considerandos del planteo, el SOEM afirmó que 'el derecho de huelga está consagrado en el segundo párrafo del artículo 14 bis de la Constitución Nacional como derecho colectivo titularizado en los gremios'. En este contexto, es que señaló que el derecho de huelga 'es de resorte constitucionalmente delegado por las provincias en el artículo 75, Inc. 12 de la Constitución Nacional, en cuanto prescribe que corresponde al Congreso Nacional el dictado del Código del Trabajo'.

'Al tratarse el Derecho Laboral de una materia de fondo y el derecho de huelga uno de sus institutos propios, la competencia legislativa corresponde al Congreso Nacional y no a las provincias, menos aún a un Concejo Deliberante de una determinada municipalidad', añadió.

Finalmente, planteó que existen leyes emanadas por el Congreso (Ley Nº 25.877 de Régimen Laboral) en donde queda explicitado cuándo se puede declarar un servicio esencial. Así mencionó que actualmente se consideran esenciales los servicios sanitarios y hospitalarios, la producción y distribución de agua potable, energía eléctrica y gas y el control del tráfico aéreo. Además añadió que una actividad no comprendida en esta lista 'podrá ser calificada excepcionalmente como servicio esencial', por una comisión integrada para tal fin en base a ciertos requisitos.

Advertencias

Por otra parte, el gremio adelantó que si el intendente no veta la norma en los próximos días, exigirá el pago de un adicional remunerativo y bonificable denominado 'Tareas Esenciales' para los trabajadores que prestan servicios en Higiene Urbana y Atención al Vecino. Dicho adicional será del 80% del básico de los agentes recolectores y choferes de residuos y del 70% para los encargados de barrido y limpieza.

También, pedirán el pago de los adicionales que no fueron abonados a los empleados contratados en los últimos dos años.

Conciliación

En la primera audiencia de conciliación obligatoria entre el SOEM y el municipio no hubo acuerdo, el gremio consideró que presentarse “es un simple trámite” y cuestionó que no hubo ofrecimientos por parte del Ejecutivo. “De los mejoramientos que pedimos para Higiene Urbana, no conseguimos ni un escobillón”, ironizó el secretario adjunto del SOEM, Luis Álamo. La próxima audiencia será el martes 26 y el gremialista adelantó que de no lograr un acuerdo, retomarán las medidas de acción directa.
Álamo también cuestionó la ordenanza que declaró como servicio esencial la recolección de residuos. “Pedimos elementos y nos dicen que hay un galpón lleno. Bueno, que muestren el galpón. Nosotros les llevamos pruebas de lo contrario. Ellos plantean que este servicio sea esencial, bueno, por qué no hablan de los precarizados que brindan ese servicio”, expresó.

Fuente: El Ancasti >> lea el artículo original