La campaña electoral británica ha comenzado oficialmente. Finalizará con un comicio general anticipado el 12 de diciembre para 46 millones de electores. El primer ministro británico Boris Johnson se entrevistó ritualmente con la reina Isabel en la mañana de este miércoles para anunciarle la disolución del Parlamento, la nominación de Sir Lindsey Hoyle como un nuevo Speaker laborista para reemplazar al conservador John Bercow que renunció. Bercow se despidió diciendo que “el Brexit es el mayor error británico desde la Segunda Guerra Mundial” y que no va a ser resuelta “pronto”.

Candidatos y periodistas ya están subidos en los ómnibus electorales con los que recorrerán el país, con el Brexit o no y un referéndum o no como mantra.

Johnson permaneció 25 minutos junto a la reina Isabel en el palacio de Buckingham para informarle la suspensión del Parlamento y el lanzamiento de esta campaña, que inició con un discurso en la puerta de Downing St.

Mirá también
Mirá también

Se va John Bercow, el titular de la Cámara de los Comunes famoso por sus gritos

Le arruinó el inició la inesperada renuncia del secretario de Gales, Alum Cairs, en un escándalo con uno de sus ayudantes y reconoció que él mintió como testigo. Admitió no haber dicho la verdad en un escándalo de violación de uno de sus ayudantes, que salpica al premier en su peor momento. El debía conducir la campaña Tory en Gales.

“Vengan con nosotros y hagamos el Brexit”, propuso Boris Johnson, en la puerta negra de su casa en Downing, tras advertir los riesgos del laborismo en el poder. Y los enumeró: Un sistema de inmigración “incontrolado”, “dos referéndum”, uno para la independencia de Escocia y otro por el Brexit si gana el laborismo.

No explicó por qué su gobierno ocultó un informe del Parlamento sobre la injerencia rusa en el referéndum, sobre el Brexit, que recién se publicará pos elección.Tampoco el vínculo de Dominic Cummings, su jefe de estrategia, con los servicios secretos rusos, como denunció ayer el laborismo, exigiendo que le retirasen el acceso a materiales clasificados y se revise su veto de seguridad.

Jeremy Corbyn, líder opositor. Dpa

Johnson tendrá que unir al país y frenar el drenaje de los Torys, hartos de las divisiones y de Europa, al Partido del Brexit, que lidera Nigel Farage, que hará campaña pero no será candidato. Ya ha denunciado que el plan de Boris es idéntico al rechazado por Theresa May y “que esto no es Brexit”. Lo comparó a Boris “con un vendedor de autos de segunda mano”.

“Esta es una elección que nadie quiere. Pero no tenemos opción. Debe haber una elección porque el Parlamento estaba frustrando el Brexit. Llegué al punto de querer comerme mi corbata de frustración”, anunció Boris con su particular estilo, sin aceptar preguntas de los periodistas.

Johnson advirtió que si el Parlamento conseguía su camino, Gran Bretaña no se iría de la UE el 31 de enero próximo. Su acuerdo incluye “todo” lo que él desea para un Brexit y comenzar a pensar en el futuro de otra Gran Bretaña.

Mirá también
Mirá también

Gran Bretaña irá a elecciones generales el 12 de diciembre

El líder laborista Jeremy Corbyn decidió iniciar su largo peregrinaje por todo el país en Telford, el área donde nació y creció. Una forma de volver a casa.

“El partido laborista está unido y determinado a ganar esta elección”, dijo. “Esta elección es una oportunidad única para transformar la sociedad imponiendo impuestos en el tope para encontrar los fondos a los servicios para todos los demás”, anunció.

Corbyn prometió “política real” y no gritar abusos en el Parlamento. “Mi visión del liderazgo es diferente al de otra gente. Sí, yo creo que los líderes deben tener claros principios que la gente puede tener confianza y la fuerza y el compromiso para no ser llevados por otro camino”, anunció. Ser diputado “no es un trabajo glamoroso” para Corbyn, que representa al muy intelectual barrio londinense de Islington.

Mirá también
Mirá también

La Unión Europea acuerda aplazar el Brexit hasta el 31 de enero

En su lanzamiento hizo diez promesas a cumplir en cinco años: eliminar la pobreza de los que trabajan, que no continúan durmiendo a la intemperie los Homeless, que ni mujeres y hombres vayan a seguir viviendo dependiendo de “foods Banks “ o bancos de alimentos, que en plena austeridad británica eran la fuente de alimentación de la clase trabajadora británica.

Sus otros objetivos es que no haya 1,4 millones de ancianos que no reciben ayuda en 5 años, la eliminación de los pagos a los universidades de los estudiantes, la construcción de miles de casas sociales para asegurar que una casa decente y segura esté al alcance de todos, que los pacientes no deban esperar horas que los atiendan en un hospital y que las clases escolares no tengan más de 30 alumnos. A ellas hay que sumarle una revolución industrial verde, que “generará miles de empleos”. Y sobre todo, resolver Brexit en seis meses para poder librar lo que Gran Bretaña necesita.

Una palabra de Corbyn para los europeos que viven en Gran Bretaña, que han quedado en un limbo legal en medio del Brexit. ”Los nacionales europeos que han hecho de Gran Bretaña su casa han hecho una fantástica contribución. La inseguridad y la incertidumbre que han sido puestos es horrenda”, dijo.

Después del referéndum que el promueve para aceptar o rechazar el Brexit, presentará una moción en el Parlamento para que los europeos tengan el derecho a permanecer en el reino. Corbyn explicó que su política será unir a la gente en un país completamente dividido por el Brexit.

Jo Swinson, la líder liberal demócrata, ya está subida a su bus amarillo eléctrico ecológico promoviendo su No Brexit, tras abrir la campaña en un café orgánico de Londres. Ella está convencida de que será la próxima primera ministra como una evidencia de esta elección: votar a favor o en contra del Brexit, en un voto transversal, que supera a los partidos.

Fuente: Diario Clarín >> lea el artículo original