Después de que los planes iniciales para que UFC aterrizara por primera vez en San Francisco se frustraran, el nuevo destino para celebrar el siguiente evento ha recalado en Tampa, Florida.
Como combate principal se enfrentaron Joanna Jedrzejczyk y Michelle Waterson en el peso paja.

Michelle Waterson viene del peso átomo, una categoría que todavía no existe en UFC, y es pequeña para la división. Cuando Jedrzejczyk tiene ventaja de tamaño y alcance siempre ha dominado las peleas y hoy no ha sido la excepción.
A medida que su carrera ha ido avanzando, Jedrzejczyk ha pasado de ser una máquina violenta de soltar golpes a una kickboxer más inteligente.
Hasta ahora, sólo dos oponentes han logrado causarla problemas.

Michelle Waterson buscaba insistentemente el derribo desde el clinch pero Joanna es muy buena defendiéndolos.
Debido a esta insistencia, la pelea pasó mucho tiempo de su recorrido en el agarre de pie.
Cuando no estaba agarradas, en casi todos los intercambios siempre salió favorecida Jedrzejczyk.
Waterson apostaba mucho por impactar con una patada sólida al rostro mientras la polaca siempre ejecutaba combinaciones más largas que fueron más eficaces.
En el desarrollo del combate, la polaca fue paulatinamente siendo cada vez más superior.
A partir del tercer asalto la pelea ya tenía una clara dominadora aunque Waterson en un descuido consiguió coger la espalda de su oponente y tuvo su oportunidad de finalizar el pleito con una estrangulación.
Una situación que se repitió idéntica en el quinto.
Pero la defensa de la polaca contra sumisiones también es excepcional.
La americana que increíblemente pudo terminar el combate demostró tener un gran aguante, al absorber un tremendo castigo.
Victoria por decisión unánime de la polaca que en el quinto asalto salió con un hinchazón considerable en el tobillo aunque no fue óbice para que siguiera soltando patadas con alegría.
Posiblemente se había roto el pie.

La vuelta a por el título

Ha tardado más tiempo de lo esperado pero Joanna Jedrzejczyk está ahora instalada en una posición idónea para recuperar su corona de peso paja.
Aunque parece un recuerdo lejano, hace menos de dos años Jedrzejczyk era una de las campeonas más consolidadas de la promotora.
Es más, la división de peso paja femenino se afianzó sobre su figura mientras la polaca acumulaba victorias contra todas las principales contendientes de la categoría.
Parecía estar a punto de convertirse en una de las luchadoras más emblemáticas de UFC cuando iba a defender su título en el Madison Square Garden contra Rose Namajunas, el último desafío que la quedaba antes de que subiera al peso mosca.
La campeona era la favorita en las apuestas, pero Namajunas puso fin a su reinado.
Una revancha con Namajunas demostró que el KO sufrido en la primera cita no había sido una casualidad.
‘Thug Rose’ logró imponerse con claridad durante los 25 minutos que duró el combate.
Después de una victoria sobre Tecia Torres, Jedrzejczyk finalmente subió al peso mosca para ser derrotada por Valentina Shevchenko.
Dada su relevancia en la promotora desde su debut en 2014, es sorprendente que Jedrzejczyk haya estado fuera de los focos durante este año.
No se hablaba mucho de su regreso hasta que se anunció su pelea con Waterson.
Con Namajunas perdiendo su título a manos de Jessica Andrade y la brasileña ante Zhang, a Jedrzejczyk se la abrió una vía para regresar a la cima del peso paja.
Y esta victoria sobre Waterson representa el primer paso para conseguirlo.

Derrota de los Gracie

UFC finalmente vuelve a tener a un Gracie relevante en su nómina.
La victoria de Kron Gracie sobre Alex Cáceres marcó el primer triunfo en el octágono de la familia más importante en la historia de las artes marciales desde 1994.
Pero Cub Swanson representó un obstáculo demasiado empinado.
Perdió por decisión unánime.

La iniciativa siempre partió de Kron pero las contras de Cub, sobre todo a las zonas blandas, fueron los ataques más efectivos.
Swanson atacaba en ángulos al golpear y también salía en ángulos para eludir la distancia necesaria donde Kron no tuviera posibilidad de cerrar el clinch.

El brasileño buscaba incesantemente el derribo acortando la distancia pero su oponente conocedor de la suprema habilidad de los Gracie en el suelo siempre se zafaba del agarre.
Kron desesperado provocó algunas guardias para llevar la lucha al suelo sin éxito.
En el futuro debería implementar mejor su juego de lucha si quiere tener más éxito en dirigir la pelea al suelo, que es donde este luchador es letal.
UFC tenía mucho interés en convertir a un Gracie en un contendiente hábil para optar al cinturón de peso pluma.
Pero el brasileño debe antes mejorar en muchas facetas de las MMA.
Como se ha demostrado, un luchador unidireccional, que sólo apuesta por una faceta del juego, es demasiado previsible.

En la cartelera principal, Niko Price noqueó a James Vick de forma inverosímil con una patada cuando estaba postrado en el suelo y su oponente buscaba ocupar una posición dominante.
Es uno de los KO más espectaculares y extraños vistos en una jaula.
No tiene desperdicio.