Cuadernos, carpetas, cartuchera completa, libros, fotocopias y alguna que otra herramienta escolar generan que la mochila se llene y pese muchísimo más de lo que creemos. Incluso, es tanto su cargamento que puede convertirse en un problema para la salud. Por eso, según varios profesionales, los chicos no deben llevarla sobre los hombros por más de 15 minutos al día. Además, la clave está en que pese en promedio el 10% del peso del cuerpo del nene y que en ningún caso supere el 15%.

'El exceso de peso en las mochilas es un problema grave ya que los huesos a esa edad se encuentran en proceso de crecimiento. La carga excesiva en la espalda puede condicionar la postura. Hoy en día los chicos llevan bastante peso y lo aconsejable es reducir el tiempo en que llevan ese peso en los hombros', comentó Andrés Ferrero, jefe del Programa de Escoliosis del Hospital de Clínicas.

Te puede interesar...

El especialista, para prevenir dolores y molestias futuras, aseguró que lo ideal es regular la carga haciendo foco en llevar lo indispensable y recomendó cargarla con ambas correas para que el peso resulte equitativo. Según Ferrero, la mochila al hombro no tiene que pasarse del 10% o 15 % del peso corporal de quien la utilice. 'Las mochilas muy pesadas no generan deformidad a corto plazo, pero traen alteraciones musculares que pueden causar dolor', sostuvo.

Correas: Se recomienda utilizar las dos correas de la mochila para que el peso resulte equitativo

'Es muy común la consulta por este tema. Más que los por dolores se dan por la preocupación de los padres vinculada a la postura. Siempre piensan que la mochila hace mal. El problema no es la mochila sino el sobrepeso', agregó Eduardo Levy, traumatólogo infantil del Hospital Británico, quien señaló que lo aconsejable es apuntar al 10% del peso del niño: 'Si está por los 30 kilos, no debe cargar más de tres'. A su vez, remarcó la importancia de distribuir la carga en su interior y dijo que la ubicación de la mochila también es fundamental. 'Si la colocan muy arriba se van para adelante y muy abajo, para atrás. Tiene que estar entre los omóplatos y la cintura', aportó Levy. Además, advirtió que las opciones con rueditas pueden ser más cómodas en lo que respecta al traslado aunque la distribución del esfuerzo en ellas es asimétrica.

Según los profesionales, el sobrepeso prolongado en la espalda puede llegar a producir escoliosis en el futuro.

A la hora de pensar en conductas que derivan en la mala postura, también advierte sobre el uso de celulares como otro factor determinante. Por último, resaltó que la actividad deportiva es un aliado desde la infancia: 'Siempre fortalece y mejora la postura en los niños'.

Peso: La mochila tiene que pesar, en promedio, el 10% del peso del cuerpo de quien la usa.

'Es habitual que niños y adolescentes sufran dolores propios del crecimiento', afirmó Ferrero y destacó que se debe consultar al médico si las molestias 'perduran en el tiempo'. Uno de los problemas de salud más comunes en la espalda de los jóvenes es la alteración en la forma de la columna, también conocida como escoliosis. 'El crecimiento alterado de la columna puede traer severas consecuencias a futuro. Lo típico de estas escoliosis es que no tengan dolor, por lo que se detecta prestando atención a la postura. Por ejemplo, si se observa que tiene un hombro más alto que el otro', comentó Ferrero.

Fuente: LMNeuquén >> lea el artículo original