No es el Toro Salvaje de las Pampas, como el boxeador Luis Ángel Firpo, aunque podría serlo. Es, simplemente, el Toro Lautaro Martínez, quien noqueó con el Inter al Shakhtar Donetsk de Ucrania (5-0) tras una nueva actuación consagratoria, con dos goles y una asistencia, y el viernes disputará la final de la Europa League ante el Sevilla de España. Son días felices para el goleador argentino que el domingo 23 de agosto recién cumplirá 23 años y que, además, a principios de 2021 será padre por primera vez. Seducido por el Barcelona, criticado por algún bajón futbolístico, el ex Racing nunca se rindió. Es un Toro bravo que este lunes volvió a mostrar sus credenciales de gol.

“Siempre trato de dar el 110% para este club, para las personas que lo aman, por la camiseta nerazzurra. Soy un joven que siempre lucha: por mis objetivos, por los del equipo, por la felicidad de los aficionados”. Lautaro había dejado en claro su posición en una entrevista para la revista oficial del Inter hace poco menos de un mes.

Era la respuesta a una sentencia del histórico diario deportivo La Gazzetta dello Sport: “Lautaro está con la cabeza en otra parte, pensando en Barcelona”.

Las estadísticas no ayudaban al Toro tras el regreso al fútbol oficial. En la primera parte de la temporada y hasta marzo de 2020, en la Serie A había anotado 11 goles en 22 partidos, además de otros 5 en seis encuentros de la fase de grupos de la Champions, en la que el Inter quedó eliminado en el ya lejano noviembre de 2019.

Pero desde junio y hasta antes de la definición de la Europa League, apenas había anotado 3 goles en 13 encuentros de Liga y ninguno en el único choque de Copa Italia.

Tampoco se había anotado en octavos ante el Getafe ni en cuartos frente al Bayer Leverkusen. Este lunes todo quedó en el olvido y ya suma 21 goles en la temporada.

Pasó que en plena pandemia por el coronavirus hubo mucho ruido. Barcelona se mostró interesado en el delantero y se ilusionó con la dupla argentina Messi-Martínez. Sin embargo, nunca estuvo dispuesto a llevar la oferta inicial de 60 millones de euros más cerca de la cláusula de rescisión, que es de 111 millones.

El Toro renovó el año pasado contrato con el Inter hasta junio de 2023 y solo podía irse sin consenso del club milanés si entre el 1 y el 15 de julio alguna entidad pagaba por completo la cláusula. Barcelona no lo hizo.

Como el enorme goleador que es, esperó su oportunidad para derribar todas las críticas y ahuyentar los fantasmas que sobrevolaban sobre su compromiso. Apenas iban 19 minutos cuando cabeceó a la red el centro preciso de Barella que significó el primer gol del partido.

Lo festejó a pura alegría y con dedicatoria especial para su hija Nina por venir. “Estoy contento también en lo personal, porque nacerá mi primer hijo. Lo dedico a mi novia Agustina, a mi familia, a quienes me quieren”, expresó después de la contundente victoria. Después publicó una foto en su cuenta de Instagram, con la pelota debajo de la camiseta y escribió: “Las amo”.

Cuando el partido ya estaba 2-0, Lautaro volvió a aparecer con toda su dimensión de goleador. A los 29 minutos de la parte final, recibió la pelota en el borde del área y sacó un toque preciso y a un palo para terminar de sentenciar el partido.

Cuatro minutos después, ya con el doblete en la mochila, no fue egoísta y con un pase de mucha calidad dejó solo a su compañero de ataque, Romelu Lukaku, quien metió el cuarto.

'Fue una noche increíble, soñada. Llevábamos tiempo sin jugar un partido así, además en una semifinal de la Liga Europa hemos demostrado que el Inter está listo para hacer grandes cosas”, expresó apenas finalizó el encuentro en declaraciones a la cadena televisiva Sky Sport.

La final se jugará este viernes 21 desde las 16 en el estadio Köln de Colonia, Alemania, y enfrente estará el Sevilla de los argentinos Éver Banega, Lucas Ocampos y Franco Vázquez.

Pero El Toro sueña en grande. “El Sevilla es muy fuerte, tratemos de descansar estos días y de preparar el partido. La final es un partido soñado y ojalá que todo nos salga redondo y que el Inter se pueda llevar la Copa”. Soñar no cuesta nada. Menos, a días de cumplir apenas 23 años.

Mirá también
Mirá también

Lautaro Martínez y un festejo muy especial en su gran noche con el Inter

Mirá también
Mirá también

Inter - Shakhtar Donetsk, en directo por la Europa League: Lautaro la rompió para meterse en la final

FK

Fuente: Diario Clarín >> lea el artículo original