En Argentina Inventaron TOC.ar, una simple pero ingeniosa herramienta que permite tocar superficies o sostener objetos sin hacer contacto directo con las manos. Esto apunta a disminuir el riesgo de contagio de COVID-19 en acciones comunes como abrir una puerta, ir al cajero y hasta para sostenerse en el transporte público.

Natalia Dyszel y Micael López fueron los inventores, quienes además registraron la marca, patentaron el producto y con una impresora 3D fabricaron 100 unidades: los vendieron con gran rapidez. Eso los hizo apostar aún más, por lo que produjeron 2.000 y lograron venderlos en menos de un mes, las ganancias rondaron en los 7,5 millones de pesos en cuatro meses.

Evitar tocar los objetos con TOC.ar

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Una de las funciones más interesantes de esta herramienta es poder sujetarte de las barandas del colectivo, el subte y el tren sin tocar. TOC es una herramienta fuerte y práctica que nos permite reducir el contagio del COVID-19. �� Está diseñado para que podamos hacer lo básico en la vía publica evitando el contacto con nuestras manos:. #Herramieta #TOC #TOCar

Una publicación compartida por TOC.ar (@toc.argentina) el

Al ver el éxito que tenían, Natalia y Micael contactaron a una empresa que sabía que podía explotar aún más su idea. Trendy GM Holding no lo dudó y propuso una inversión millonaria: 2.500.000 pesos para fabricar 60.000 unidades. En cuatro meses estiman tener una ganancia de unos 7.500.000 pesos.

De acuerdo a los creadores, explicaron que la idea surgió por este trastorno que se empezó a generar sobre el Covid-19, sobre todo en la primera etapa, cuando volvieron hacer las compras, observaron que era un producto importante y que sería de mucho interés paras los ciudadanos de Argentina. Este producto se puede utilizar en la vida cotidiana y evitar los contagios del Covid-19.

TE PUEDE INTERESAR: “Metegol humano”: El fútbol 5 que crearon con susana distancia

De esta manera explicaron que la herramienta es un dispositivo de agarre con el tamaño de un teléfono Iphone 5. En una entrevista para un medio local, la pareja contó que para llegar a una medida universal que funcione en todos esos usos, en este contexto, fue todo un tema y que requirieron minuciosos estudio de dimensiones, como por ejemplo los pasamanos de los subtes en Buenos Aires, Argentina.

Fuente: La Verdad >> lea el artículo original