El asalto de cientos de simpatizantes y miembros de milicias chiíes a la Embajada estadounidense en Bagdad, dos días después de que Washington atacara posiciones de esas milicias en el oeste del país árabe, hace temer una crisis diplomática entre los dos socios, con el conflicto con Irán de fondo.

El presidente Donald Trump acusó a Irán de 'orquestar' el asalto contra la Embajada, que tuvo lugar menos de 48 horas después de que Estados Unidos bombardeara posiciones de las milicias progubernamentales Multitud Popular, a las que acusa de recibir apoyo de Teherán.

Fuente: EFE >> lea el artículo original