En la trama de esta obra lanzada vía Editorial Océano, lo que comienza como una celebración termina en tragedia. Los Hardcastle han organizado una fiesta en Blackheath, su casa de campo, para anunciar el compromiso de su hija pequeña, Evelyn. Al final de la noche, cuando los fuegos artificiales estallan en el cielo, la joven es asesinada.

Pero Evelyn no morirá una sola vez. Hasta que Aiden Bishop, uno de los invitados, no resuelva su asesinato, el día se repetirá constantemente, siempre con el mismo triste final.

La única forma de romper este bucle es identificar al asesino. Pero cada vez que el día comienza de nuevo, Aiden se despierta en el cuerpo de un invitado distinto. Y alguien está decidido a evitar que Aiden escape de Blackheath.

esta es una novela laberíntica que la han llevado a convertirse en una de las obras imprescindibles según publicaciones como The Times, Harper’s Bazaar, Stylist o Marie Claire y que fue la revelación literaria de la Feria del Libro de Londres de 2017. 

“Las Sietes muertes de Evelyn Hardcastle, es el debut literario de Stuart Turton, donde mezcla el concepto de Atrapado en el tiempo con un misterio a lo Agatha Christie en una mansión inglesa al más puro estilo Downton Abbey llena de invitados y con un asesinato que el protagonista deberá resolver.

Nominado a los premios HWA Debut Crown Award, Dead Good Readers Award y CWA Gold Dagger Award, “Las Sietes muertes de Evelyn Hardcastlees uno de los éxitos literarios de la temporada. Ha estado entre los más vendidos del Sunday Times y The Bookseller y llega a España como lo mejor de la ficción literaria. Nada ni nadie es lo que parece.

Infórmate sobre todas las noticias de Yucatán dando click aquí

https://laverdadnoticias.com/seccion/yucatan/

 

Lo que comienza como una celebración termina en tragedia. Los Hardcastle han organizado una fiesta en Blackheath, su casa de campo, para anunciar el compromiso de su hija pequeña, Evelyn. Al final de la noche, cuando los fuegos artificiales estallan en el cielo, la joven es asesinada.

Ricardo D. Pat

Fuente: La Verdad >> lea el artículo original