El dirigente aseguró que de no haber cobrado dinero que correspondía a ingresos del año próximo, Boca 'estaría en rojo', por lo que anunció la puesta en marcha de 'una auditoría seria', a cargo de la Universidad de Buenos Aires (UBA), 'para que la gente pueda entender qué pasó con el dinero'.
A modo de ejemplo, Ameal dijo que Boca 'vendió por 55 millones de dólares y en la caja hay sólo cinco.
Además se cobraron adelantados unos 13 millones que tenían que entrar al club el año que viene.
No digo que falte plata pero queremos saber qué pasó.
El problema económico es real, Boca no está tan bien como decían las autoridades anteriores'.
El presidente de Boca aclaró luego la situación de Tevez, cuyo contrato con vencimiento mañana es de extensión automática hasta junio de 2020, pero con la posibilidad de rescisión unilateral hasta el 15 de enero de 2020.
'Es jugador de Boca y esperemos que trabaje en Boca, pero eso será una decisión de él', enfatizó.
Finalmente, Ameal le dio la bienvenida al nuevo técnico Miguel Ángel Russo, a quien -aseguró- no le pedirá 'resultados' sino 'seriedad' en su trabajo.
'Con Miguel tenía una deuda, lo quise traer antes (fue presidente del club en 2011) pero en ese momento no pudo venir.
Siempre me quedó la idea de que Miguel tenía que volver a Boca y por eso yo también me estoy dando un gusto ahora.
Estoy muy contento con su regreso', concluyó.

Fuente: América Diario >> lea el artículo original