La nueva Copa Davis de Gerard Piqué ya empieza a carburar, aunque no como a la empresa Kosmos, organizadora del evento, le gustaria.
Tras un tímido lunes que reunió a poco más de 12.000 personas en la Caja Mágica, la jornada del martes cobró otro ánimo.
El 'tempranero' partido entre Argentina y Chile no llenó la pista central, pero sí la hizo mucho más ruidosa que hasta entonces.
Ambas aficiones, sobre todo la albiceleste, dieron color a unas gradas semivacías y completamente a oscuras (a lo Torneo de Maestros).
Sin embargo, no todas los países pueden disfrutar de unas aficiones tan entregadas, capaces de contrarrestar la falta de asistencia que, desgracidamente y de momento, está siendo la tónica dominante en el nuevo formato.

Selecciones como Francia o Australia disputaron el martes sus partidos con escaso público en los estadios.
El lunes, Italia y la vigente campeona, Croacia, se encontraron la misma estampa.
Los jugadores celebraron cada punto con sus correspondientes banquillos porque apenas había nadie más con quién compartir el entusiasmo.
Tanto da que algunas de las mejores raquetas del circuito se hayan presentado en la capital española, renunciando a su particular descanso a estas alturas de la temporada, y que las entradas para asistir a la fase de grupos no sean del todo prohibitivas.
La nueva Davis no termina de calar entre el aficionado, que prefiere verla (si eso) por televisión.

Y eso que el espectáculo tenístico está asegurado, pues se están viendo auténtico partidazos y selecciones jóvenes y de escaso pedigrí poniendo en apuros a otras con más peso (ahí tienen a Kazajistán), pero la Caja Mágica no presenta la imagen típica de los grandes acontecimientos deportivos (más allá de las luces, la puesta en escena y el total de medios presentes).
El Masters de Madrid, que se celebra en este mismo recinto en el mes de mayo, luce diferente durante sus primeros días.
El tiempo, con bastante frío, tampoco acompaña.
Durante la mayor parte del día la zona comercial está prácticamente desértica.
Los entrenamientos, además, son a puerta cerrada y únicamente los acreditados pueden tener acceso a ellos.

La remontada de España

La Selección española es la única que tiene garantizada la plena asistencia, como no podía ser de otra manera.
En el debut de los de Sergi Bruguera se colgó el cartel de no hay billetes por primera vez en el torneo.
Entra dentro de toda lógica.
Hoy miércoles, igual.
El apoyo del público al combinado nacional, que se juega la clasificación, será total.
El resto de países le importa más bien poco al aficionado, ya sea madrileño o no.
Ayer España las pasó canutas para llevarse la victoria contra Rusia y, si tropieza esta tarde y queda apeada del torneo, habrá que ver qué tipo de asistencia manejará la organización en próximas fechas, por mucho que el fin de semana se acerque.
Kosmos y la ITF se juegan mucho tras meses de preparación.

Como decía, este martes España dio un tremendo susto en una central abarrotada, con banderas españolas por doquier y charanga preparada para la ocasión.
La presentación de los dos equipos, espectacular.
'La Armada' salió de vestuarios con The Black Keys sonando a todo trapo por la megafonía y varios juegos de iluminación.
Había ganas de que la Selección arrancara.
La fiesta, eso sí, pudo acabar en tragedia porque Roberto Bautista falló contra pronóstico en el primer envite que le enfrentaba a Andrey Rublev.
El castellonense no pudo con la pegada del moscovita (número 23 del ranking), que a base de misiles se llevó el gato al agua.
Por suerte, el combinado nacional cuenta con la raqueta de Rafa Nadal, que igualó la contienda en su enfrentamiento posterior contra Khachanov y se quedó con las ganas de jugar el dobles: 'Lo tenía previsto, pero entré a vestuarios y Sergi Bruguera tenía otro plan.
Me lo explicó y lo entendí perfectamente'.
No hizo falta que saltara de nuevo a pista, Feliciano López y Marcel Granollers formaron pareja y levantaron la eliminatoria adversa para jolgorio local en dos sets.

Caras conocidas

Y es que aquello que pregonaba Piqué durante la promoción del torneo se notó especialmente en el partido de la Selección: entre punto y punto, el griterió, las reacciones más viscerales y la fogosidad propias de este legendario torneo.
Los jugadores se contagiaron del espírtu de la cancha, encendida.
A ninguno le faltó aliento.
El partido de España acaparó todos los focos: Neymar no se lo quiso perder, como tampoco Jordi Alba.
El brasileño, que la pasada semana estuvo en la Ciudad Condal celebrando el cumpleaños de Arthur Melo, compartió palco durante unos minutos con Piqué durante el duelo de Nadal.
A ambos se les vio charlando animosamente durante los puntos.
A juzgar por las señas, el capitán del Barça parecía explicarle cómo funcionaba el nuevo formato a su antaño compañero en las filas azulgranas.

'La Armada' empezó a jugar sus encuentros a las 18:00h y terminó cerca de las 2:00 de la madrugada con el dobles.
Casi ocho horas de maratón ininterrumpida.
Los horarios, desde luego, no son los mejores y tampoco invitan al público a venir a la Caja Mágica para disfrutar de una eliminatoria completa.
Nadal ya terminó muy tarde, a las 00:00h, y de ello quiso hablar en sala de prensa: 'La cuestión sería que los de la mañana empezaran más temprano (lo hacen a las 11:00) y de esa manera nosotros también.
Para la gente mañana (por hoy) es día laborable.
Perdemos la ventaja si no tenemos al público apoyándonos'.
Además, el tenista aseguró que esta problématica también afecta al descanso de todo el equipo: 'Si nuestra pareja de dobles o cualquier otra termina de jugar tan tarde es imposible que se vayan a dormir antes de las 4:00 ó 4:30 de la madrugada por la adrenalina.
Esto es peor para su recuperación.
Mañana (por hoy) volvemos a jugar y no hay margen.
Los partidos van a ser ajustados y esto puede volver a pasar'.

La superficie dura de la Caja Mágica no es tan rápida como otras, por lo que la bola no corre tanto, fomentando el espectáculo y los partidos apretados.
Como consecuencia, los duelos también duran más.
En el dobles que decidía la eliminatoria muchas personas no se quedaron en sus asientos, sino que se fueron a casa dadas las horas.
A España le espera este martes Croacia (18:00h), un equipo venido a menos tras la sensible baja de su mejor jugador, Marin Cilic.
En principio, la Selección no tendría que tener problemas para ganar (cosa que también repercutiría en el tiempo), hecho que le daría el pase como primera de grupo, aunque en la Davis nunca se puede uno confiar y los balcánicos, pese a ser más vulnerables, siguen siendo los actuales campeones.