El oso panda más famoso de la capital estadounidense volverá a la tierra de sus ancestros. Bei Bei, el 'niño mimado' del zoo de Washington nació hace cuatro años y se convirtió en un símbolo.
Sin embargo, debido a la 'diplomacía panda' debe volar a China.

Durante las últimas semanas el National Zoo ha organizado varios eventos para conmemorar y despedir a su preciado tesoro.
Y es que, precisamente, Bei Bei siginifica 'precioso tesoro' en mandarín, y se lo debe a Michelle Obama y a la primera dama china.
Ahora ha cumplido 4 años y debe regresar a sus orígenes para reproducirse.
Vuela al santuario de Chengdu, un idílico lugar a 16 horas de Washington.

'Mientras está volando, tendrá todas las comodidades, toda la comida, sus artículos favoritos, batatas, manzanas, peras y, por supuesto, bambú', ha declarado Steve Monfort, director del zoológico.
Hacer que un oso panda cruce un continente no es tarea fácil.
Además de los más de 15 kilos de bambú, el panda volará junto a la que ha sido su cuidadora desde su nacimiento y a un veterinario.