La NASA probará un robot que se desplaza bajo el hielo en el próximo verano austral en la Antártida.
El objetivo es usarlo en el futuro en una misión para buscar vida extraterrestre en una luna de Júpiter en 2025.

Este robot autónomo mide un metro y es capaz de operar en el agua.
Además tiene ruedas independientes que le permiten desplazarse por debajo del hielo.
Esto le permite '
acercarse al punto medio entre el hielo y el agua para realizar mediciones sensibles', según explicó Andy Klesh, del laboratorio Jet Propulsion de la NASA.

Asimismo, este robot, que ya ha sido desplegado en Alaska y el Ártico y será puesto a prueba en la Antártida en los alrededores de la estación australiana Casey durante tres semanas, puede permanecer, como lo hace un submarino, en un solo lugar por períodos largos de tiempo sin gastar su energía.

La NASA tiene previsto ir a Júpiter en 2025 para investigar a una de sus lunas heladas, Europa, en donde se cree hay muchas posibilidades de encontrar vida extraterrestre en el Sistema Solar.