Es la opinión del Presidente de la Cámara de Comercio de Malargüe, el contador Gustavo Miras. El empresario malargüino lo manifestó este domingo en el Almuerzo de las Fuerzas Vivas, en el marco del 69° Aniversario del departamento sureño, y esta mañana en la Legislatura de Mendoza, luego de que fracasara la intención del oficialismo de avanzar en un nuevo debate sobre la pieza que limita y restringe el desarrollo de algunos proyectos mineros.

Gustavo Miras comenzó diciendo que la entidad que preside desde este año no se va ha caracterizar en hacer reclamos 'sino fijar estrategias, trabajar con las demás cámaras, unirnos al gobierno y en las diferencias poder dialogar y que las políticas de Estado sean las que fijen el rumbo'.

Miras dijo además que el diálogo está abierto con Rodolfo Suarez, algo que se logró en el Aniversario del Departamento de San Rafael cuando se reunieron representantes de las cámaras empresariales del sur mendocino, a las que se van sumando otras de la provincia.

Antes de participar en la convocatoria del oficialismo de este martes en la legislatura mendocina para avanzar en la reforma de la Ley Provincial 7.722, y que se estancó porque el justicialismo se adujo que no se debe apurar la discusión a la espera de la asunción de Rodolfo Suarez y los nuevos legisladores, Gustavo Miras manifestó la posición de la Cámara de Comercio de Malargüe al expresó la necesidad de derogar la actual ley.

'Las modificaciones quedan fuera de discusión, derogar la 7.722 y hablar sobre una nueva ley', agregando que 'esta no es una ley de minería, es una ley anti trabajo, anti desarrollo'.

Rematando la postura diciendo 'esta ley que generaron unos pocos debe ser remplazada por una ley realizada por muchos', lamentando que esos activistas ejercieron presión para la sanción de la 7.722 cortando rutas, y a la vez preguntándoles a esos fundamentalistas si Mendoza tiene más agua y desarrollo sin minería. 

Fuente: Sitio Andino >> lea el artículo original