Liam y Julen son los nombres de dos niños gemelos que viven en el pueblo de Villarreal de la Canal, en Huesca, y que en sus cinco meses de vida ya pueden decir que son dos pequeños milagros para sus padres y para toda su extensa familia, que incluye ocho bisabuelos.

Y es que los dos niños, que ahora están rollizos y sonrosados, debieron ser operados de urgencia en el Hospital Sant Joan de Déu, de Esplugues de Llobregat (Barcelona) cuando se encontraban en la barriga de su mamá, Melanie Bonnet, en la semana 19 de embarazo al padecer el síndrome de transfusión feto-fetal.

Este síndrome, que se produce en entre un 10 % y un 15 % de los embarazos de gemelos monoriales (que comparten la placenta), provoca que uno de los fetos pasa sangre al otro de forma constante, lo que causa casi siempre la muerte de los gemelos.

Melanie Bonnet, de origen francés, ha explicado este lunes a los periodistas en Barcelona que la detección del problema en su embarazo se la hicieron sus médicos habituales en Pamplona (Navarra), desde donde la derivaron rápidamente a Barcelona.

Explica que en el Hospital Sant Joan de Déu 'me atendieron muy bien, excepto la resonancia, que me puse un poco nerviosa' y la operaron en marzo de este año con un sistema de navegación quirúrgica pionero en el mundo para la cirugía fetal y que facilita enormemente el trabajo a los cirujanos.

'Después de la operación tuve que hacer reposo el resto del embarazo, no subir o bajar las escaleras más de una vez al día, y poco a poco me fui encontrando más fuerte', ha relatado.
Ahora, Melanie y Alberto ya están tranquilos al ver que sus gemelos crecen fuertes y sin problemas y 'ya duermen muy bien por las noches'.

Los dos niños nacieron el pasado 17 de junio con casi dos kilos cada uno en un centro sanitario de Pamplona en un parto vaginal a pesar de que los médicos tenían previsto realizar una cesárea, una intervención que suele hacerse en este tipo de embarazos y más en éste, con la complicación que habían vivido los fetos.

Gracias a los médicos que detectaron el síndrome, a los cirujanos que operaron a la madre y a la nueva técnica de cirugía fetal tridimensional que facilitó mucho el trabajo, Liam y Julen han pasado a engrosar el magro recuento poblacional de Villarreal de la Canal, que tiene 15 habitantes.