El ministro de Deportes de Rusia, Pavel Kolobkov, concede una entrevista en el marco de la conferencia de la Agencia Mundial Antidopaje en Katowice, Polonia, el 6 de noviembre de 2019

Rusia no manipuló los datos sobre dopaje, como sospechan las agencias rusa y mundial antidopaje, indicó el jueves el ministro de Deportes de ese país, que confía en que sus deportistas puedan participar en los Juegos Olímpicos de Tokio-2020.

'Nada fue suprimido, nuestros expertos afirman que nada de eso ha ocurrido.
Las manipulaciones de las que habla el jefe de (la agencia rusa antidopaje) RUSADA, (Yuri) Ganous, no existen', afirmó el ministro Pavel Kolobkov, citado por agencias rusas.

'Hubo un problema técnico vinculado al funcionamiento del sistema, muy pronto en una reunión de expertos informáticos se explicará todo', agregó el ministro, según las agencias rusas Interfax y Ria Novosti.

Pavel Kolobkov explicó que espera que los 400 deportistas rusos puedan participar en los Juegos de Tokio de 2020, aunque el país corre el riesgo de ser excluido de la cita deportiva.

'Podemos esperar buenos resultados, ya que nuestros deportistas se prepararon bien en los últimos cuatro años.
Nuestros planes para los Juegos están listos', afirmó Kolobkov.

La Agencia Mundial Antidopaje (AMA) indicó a finales de octubre que espera pronunciarse de aquí a final de año sobre eventuales sanciones contra Rusia, sospechosa de haber falsificado datos electrónicos del antiguo laboratorio de Moscú, en el centro de un escándalo de dopaje de Estado.

- Falsificaciones masivas -

El responsable de la agencia antidopaje rusa, Yuri Ganous, acusó en múltiples ocasiones a las autoridades de su país de ser responsables de estas falsificaciones, masivas y evidentes según él, sin duda para proteger a deportistas que podrían haber sido declarados culpables de hacer trampas.

Su último ataque llegó el miércoles en la conferencia internacional de la AMA en Polonia, denunciando 'una crisis provocada por las acciones destructivas e irresponsables de las autoridades deportivas' rusas.

En septiembre, la AMA había pedido a Rusia explicarse sobre 'incoherencias' en los datos antidopaje electrónicos del antiguo laboratorio de Moscú, dejando suponer una manipulación.

La transmisión de esos datos, a principios de 2018, un gesto de transparencia, debía marcar el regreso a una relación de confianza, tras el escándalo ligado al dopaje institucional en el país de 2011 a 2015 con la ayuda de dicho laboratorio.

Rusia ya ha sido suspendida en varias competiciones internacionales estos últimos años debido a ese escándalo de dopaje institucional.

Solo algunos deportistas rusos habían sido invitados de este modo a los Juegos de Invierno de 2018 en Pyeongchang, pero sin poder participar con la bandera de su país.

Los emblemas rusos también fueron suprimidos de toda competición internacional de atletismo desde noviembre de 2015, sobre todo en los Juegos de Rio-2016 y en los Mundiales de Londres (2017) y Doha (2019).

Fuente: AFP >> lea el artículo original