Así lo indicó el presidente de la entidad Julio Crivelli junto a los vicepresidentes Teodoro Argerich y Antonio Pécora al brindar una conferencia de prensa para explicar la situación de la industria. 

Los dirigentes consideraron que en seis meses el segmento podría reactivarse, si se adoptan medidas como la de un plan de 40 mil viviendas financiadas por Nación y provincias, lo cual generaría en forma inmediata 70 mil nuevos puestos de trabajo en forma directa e indirecta.

La cámara pidió consolidar la deuda devengada de los contratos, emitiendo documentos de pago negociables o compensables y un esquema de adhesión optativa para adecuarlos a las actuales circunstancias económicas.

Los empresarios solicitaron también neutralizar los plazos de obras sin sanciones y establecer un régimen de excepción para empresas pymes, evitando sanciones y dando créditos, así como suspender ejecuciones y embargos por AFIP.

CAMARCO evaluó que las medidas deberían aplicarse 'en los primeros 200 días del nuevo Gobierno, para mantener el empleo y la actividad'.

Crivelli sostuvo que el sector 'tiene hoy muchas obras paralizadas y atrasadas, como consecuencia de demora en los pagos de seis a siete meses, especialmente en el sector de la obra pública'.

Fuente: América Diario >> lea el artículo original