SANTIAGO (Sputnik) — Miles de manifestantes se congregaron en el sector oriente de Santiago, protagonizando desmanes que obligaron a cortar el tránsito vehicular y a cerrar varias estaciones del metro subterráneo.

'Barricadas bloquean la intersección de las calles Nueva Providencia y Ricardo Lyon', informó la Unidad Operativa de Control de Tránsito a través de su cuenta de Twitter.

Pasado el mediodía se reunió el primer grupo grande de protestantes frente al Costanera Center, un centro comercial icónico por poseer el edificio más alto de la capital chilena, registrándose los primeros enfrentamientos con la policía.

Protestas en <strong><a href=Chile' title='Protestas en Chile'>© REUTERS / Ivan AlvaradoManifestantes atacan sede de partido de derecha en ChilePosteriormente, más manifestantes marcharon por el sector oriente, protagonizando algunos incidentes como el saqueo a una farmacia, fogatas en las calles, algunos locales dañados y un ataque a la sede del partido de derecha, Unión Demócrata Independiente, que incluyó destrozos y saqueos.

Carabineros (policía militarizada), reprimió con agua, gas lacrimógeno y con golpes de luma (fierro retráctil) a protestantes en distintos puntos de Santiago.

Las Chile' target='_blank' rel='noopener'>movilizaciones comenzaron el 14 de octubre en Chile debido a un alza de 30 pesos (menos de un dólar) en el precio del pasaje del Metro de Santiago, que días más tarde fue anulada por Piñera.

Protestas en <strong><a href=Chile' title='Protestas en Chile'>© REUTERS / Jose Luis SaavedraDetienen a policía chileno que entró disparando a un colegio de niñasSin embargo, las protestas no amainaron abarcando otros reclamos sociales y tomaron un cariz mucho más intenso, que incluyó incendios y destrucción de varias estaciones del Metro, y decenas de manifestaciones en diversos lugares del Chile con marchas y cacerolazos.

El Instituto Nacional de Derechos Humanos (INDH) recibió denuncias por violaciones a los derechos humanos a raíz del actuar de la policía y militares, acusando torturas, abusos de poder, golpes y detenciones arbitrarias, situación que también está siendo analizada por la Oficina de la Alta Comisionada para los Derechos Humanos de las Naciones Unidas.

Hasta el momento la cifra oficial es de 23 muertos, cinco de los cuales perdieron la vida a manos de efectivos de las Fuerzas Armadas y Carabineros.

Fuente: Sputnik >> lea el artículo original