Cabe aclarar, que ya está disponible el dato correspondiente a junio, pero no tiene sentido analizarlo, ya que los valores se distorsionan por la incidencia del medio aguinaldo.

A mitad de camino

Históricamente Mendoza ha estado entre las cinco provincias que más aportan a la economía del país, pero en lo que respecta a salarios, su posición ha sido diferente.
Tal es así, que si se hiciera un ranking de acuerdo al nivel de ingresos promedio de la población, Mendoza se encontraría en el puesto número 13, aunque el Ministerio de Trabajo divide la capital del país en Buenos Aires, Gran Buenos Aires y Capital Federal.
Si se considera todo como una sola provincia, el lugar de Mendoza sería el decimoprimero.

En lo concreto, la provincia con salarios más altos es Santa Cruz (sus trabajadores ganan $67.830 netos), seguida por Neuquén ($59.912) y Chubut ($59.077).
Más abajo se encuentran Gran Buenos Aires ($33.773), San Luis ($32.341), Santa Fe ($32.334) y Córdoba ($30.325), por citar algunos ejemplos.

También, es cierto, hay provincias con sueldos bastante más bajos que los de Mendoza, como es el caso de Misiones ($27.561 netos), Tucumán ($28.284) y La Rioja ($29.654).

La matriz productiva

Especialistas consultados por Los Andes coincidieron en que la diferencia salarial entre Mendoza y el promedio nacional no responde solo a cuestiones coyunturales, sino que se debe también a causas estructurales.

Así lo afirmó el economista Carlos Rodríguez, quien consideró que la explicación de la brecha de $ 6 mil está en la composición de la matriz productiva.
'Cuando no hay valor agregado, los salarios tienden a ser bajos.
La provincia tiene una importante participación del sector agroindustrial, que si bien agrega valor, no ha tenido el mejor desempeño en los últimos años.
Tampoco el petróleo y la minería han logrado despegar', comentó

Fue similar la postura de José Vargas, economista y director de la consultora Evaluecon.
'El problema es la 'no diversificación de la matriz productiva'.
Eso hace que los salarios de Mendoza queden retrasados en relación a otras provincias', opinó.

'Esto se ve claramente si se compara a Mendoza con otras jurisdicciones.
San Luis, por ejemplo, es una provincia más chica y sin embargo sus sueldos son más altos gracias a que tiene una economía mucho más industrializada', agregó.

Se mostró de acuerdo Sebastián Laza, asesor del Ministerio de Economía de Mendoza.
'Si miramos las estadísticas hacia atrás, vemos que la diferencia en contra de nuestra provincia ha estado siempre presente.
Eso se debe a problemas que tenemos desde hace más de una década, como el achicamiento de sectores claves, como el petróleo y algunas industrias que necesitan trabajadores especializados', indicó.

'Hoy, el 70% del empleo local es generado por el rubro de comercios y servicios, donde los sueldos tienden a ser más bajos.
Por eso es muy importante que Mendoza recupere el petróleo, la minería y las exportaciones del sector vitivinícola, sin olvidarse de las tecnologías de la información', concluyó.

Pobreza y desempleo

Más allá de que la principal causa de la brecha salarial entre Mendoza y el promedio nacional es la composición de la matriz productiva, hay factores coyunturales que tienden a agravar la situación.
Uno de ellos es el avance de la desocupación en la provincia.
Según las últimas estadísticas publicadas por el Indec (segundo trimestre de 2019), en un año el desempleo aumentó un punto porcentual a nivel país (llegó a 10,5%) y 3,3 puntos porcentuales en Mendoza (llegó a 8,8%).

Si bien la provincia aun se encuentra en una mejor situación que el total de Argentina, el empeoramiento de las estadísticas en el período analizado es notorio y eso trae consecuencias.
'Cuando hay fuertes incrementos en la desocupación, los salarios tienden a ser más bajos', advirtió Carlos Rodríguez.

En este caso, ese fenómeno económico se advierte con claridad en la pérdida del poder adquisitivo de los salarios, lo que a su vez, conduce a un agravamiento de los niveles de pobreza.

Una vez más, el desempeño de Mendoza es peor que el promedio nacional.
De acuerdo al Indec, entre el primer semestre 2018 e igual período de este año, el índice de pobreza aumentó 9,7 puntos porcentuales en la provincia (llegó a 37,6%) y 8,1 puntos porcentuales en el país (llegó a 35,4%).

'Una economía con mayor nivel de ingresos, más capacidad de ahorro y más consumo, sin duda tendrá menores niveles de pobreza.
Por eso es importante seguir apuntando al desarrollo de actividades claves.
Cornejo sentó las bases para que eso suceda', insistió Laza.

Fuente: América Diario >> lea el artículo original