La Fiscalía Federal de Alemania, encargada de seguir casos de acciones extremistas, asumió la investigación del ataque registrado en las inmediaciones de una sinagoga de Halle mientras se reportaron disparos en otra localidad cercana a la ciudad ubicada a 170 kilómetros de Berlín.

Ese organismo judicial, al que compete la investigación en casos de sospecha de terrorismo u otro tipo de trasfondo extremista, trata de esclarecer los motivos del ataque perpetrado por al menos un hombre en traje aparentemente militar y enmascarado, que mató a tiros a dos personas.

Al caer la noche, el ministro del Interior alemán, Horst Seehofer, describió el hecho como un 'ataque antisemita'.

'Tenemos que asumir que fue un ataque por lo menos antisemita; de acuerdo a la Fiscalía Federal, hay suficientes indicios de que hubo posiblemente una motivación extremista de derecha', dijo el ministro en un comunicado.

En las redes sociales se viralizó un video filmado por una cámara de seguridad en la que se ve cómo un hombre vestido completamente de negro desciende de un auto en una avenida y comienza a disparar.

Las autoridades, sin embargo, no confirmaron si se trata de un registro vinculado al ataque que ocurrió en las inmediaciones de una sinagoga en plena celebración del Yom Kipur, el día más sagrado de la religión judía, y que, aparentemente, continuó en un bar de comida turca.

Una de las víctimas, un hombre, murió dentro del local gastronómico mientras que la otra, una mujer, fue abatida en plena calle, cerca del cementerio adyacente a la sinagoga.

Un testigo presencial mencionado por la televisión pública regional MDR, señaló que el agresor iba en traje militar, con un casco o máscara, y que llevaba un arma automática y lo que parecía una granada de mano.

Fuentes policiales informaron de la detención de un hombre, pero no brindó mayores precisiones.

En paralelo, la policía investiga una posible relación entre el ataque de Halle y otro tiroteo producido poco después en Landsberg, a unos 15 kilómetros de esa ciudad del estado federado de Sajonia-Anhalt.

La policía local pidió a la población permanecer en sus casas y extremar precauciones hasta que se aclare completamente lo ocurrido.

Inicialmente, las fuentes policiales de Halle hablaron de un único agresor -un hombre-, mientras que poco después partían ya de la base de que se trataba de varias personas.

El semanario Der Spiegel apunta a que fueron dos hombres, que uno huyó en un taxi en dirección a la autopista, donde fue detenido, mientras que el segundo siguió en otro automóvil.

El portavoz del gobierno alemán, Steffen Seibert, calificó de 'terrible noticia' lo sucedido en Halle y expresó su esperanza en que las fuerzas de seguridad detengan 'lo más rápido posible' a los agresores y que 'ninguna persona más corra peligro'.

Fuente: Ambito >> lea el artículo original