La consejera de Salud, Nekane Murga, presentó este martes en el Parlamento Vasco la Estrategia de Prevención de la Obesidad Infantil en Euskadi, que contempla el estudio de medidas para reducir el acceso a alimentos poco saludables como la puesta en marcha de tasas sobre este tipo de alimentos, así como incentivos para la producción y distribución de alimentos saludables.

«No puede ser que un 'donuts' cueste menos que una manzana», aseguró la responsable, tal y como recoge «El Correo».
«Los primeros años de vida son fundamentales para las personas, porque en ellos se adoptan conductas, que luego resultan decisivas», recordó.

La Comisión de Salud del Parlamento Vasco ha acogido la presentación de esta Estrategia que recoge un total de 18 proyectos estratégicos y 30 acciones para favorecer la alimentación saludable y la actividad física en cinco ámbitos de actuación: la familia, la escuela, los centros de salud, el sector privado y el entorno comunitario.

El plan tiene como objetivo mejorar las capacidades de la población infantil y juvenil de vivir de forma sana y minimizar los riesgos de las conductas no saludables con la colaboración de los diferentes agentes que interactúan en su entorno.

La consejera ha presentado a los grupos parlamentarios esta estrategia junto al director de Salud Pública y Adicciones, Juanjo Aurrekoetxea, destacando que la mitad de las acciones que se contemplan «ya se han puesto en marcha».

Entre las acciones más destacadas, Murga ha citado el lanzamiento de una campaña de información dirigida al ámbito familiar, escolar y sanitario sobre cómo realizar una alimentación saludable.
Esta campaña busca facilitar la toma de decisiones a la hora de realizar la compra, preparar un menú diario o semanal o elegir un menú adecuado cuando se come fuera de casa.

Además, ha recordado que se han ampliado las ayudas económicas dirigidas a AMPAs así como a las cooperativas de enseñanza para desarrollar proyectos participativos orientados a la promoción de la actividad física entre el alumnado, como la creación y dinamización de caminos escolares, la transformación de patios en espacios de juego, aprendizaje y movimiento, y la realización de actividades en familia, medidas todas ellas orientadas a crear un ecosistema escolar saludable.

Otro de los proyectos que ha destacado ha sido la puesta en marcha de una «app» como herramienta de apoyo para el tratamiento del sobrepeso y la obesidad infantil en las consultas de Pediatría de Atención Primaria.

Ámbitos de actuación

La Estrategia de Prevencion de la Obesidad Infantil en Euskadi, SANO, contiene 5 ámbitos de actuación: familias, entorno escolar, entorno sanitario, sector privado y entorno comunitario.

Estos ámbitos son los mismos que la OMS contempla en su propuesta de intervención para reducir la epidemia de obesidad mundial. Cada uno de los ámbitos se organiza en objetivos específicos, proyectos estratégicos a desarrollar y proyectos relacionados que ya están en marcha.

En el sector privado, Murga ha detallado que la estrategia contempla el estudio de medidas para reducir el acceso a alimentos poco saludables, potenciar alimentos y actividades saludables y asegurar que la publicidad y la información nutricional son «fieles, claras y entendibles, con etiquetados objetivos, especialmente en productos dirigidos a la población infantil».

En este sentido, la estrategia contempla proponer medidas y normativas que regulen el acceso a productos y servicios saludables/ no saludables para los niños, y pone como ejemplo las tasas sobre alimentos no saludables, incentivos para la producción y distribución de alimentos saludables, incentivos a la práctica de actividad física --descuentos en clubes deportivos--, y cláusulas de sostenibilidad alimentaria en contratación de empresas de «vending».

Murga ha explicado que estos impuestos o gravámenes necesitarían de una ley aprobada por el Parlamento Vasco y ha detallado que se encuentran trabajando para conocer la «repercusión» que podrían tener los cambios normativos.

Asimismo, ha subrayado que quieren no solo quieren gravar estos alimentos sino también «facilitar» la distribución y el consumo de los alimentos saludables, con la adopción de incentivos para que sean más accesibles.

En el caso de las máquinas «vending» ha recordado que han puesto en marcha ayudas para fomentar la logística y que se adapten para poder ofrecer una línea de producto saludable.
Asimismo, ha informado de que en las Universidades y en algunos centros sanitarios se han instalado máquinas con este tipo de productos que se van a analizar para conocer cuál ha sido la respuesta de los consumidores y qué productos han tenido mejor acogida.

Principales objetivos

Los principales objetivos de esta Estrategia son conseguir que en el plazo de tres años el 100% de la población infantil y juvenil en Euskadi consumirá frutas y verduras diariamente y realice siete horas de actividad física, cumpliendo la recomendación de la OMS, o realizará dos horas semanales de actividad física fuera del horario escolar.

También se marca como objetivo que en el plazo de tres años todos los municipios de Euskadi incorporarán la prevención de la obesidad infantil en sus agendas.

Estos objetivos persiguen promover la alimentación saludable y la actividad física en toda la población infantil y juvenil de Euskadi.
Para ello tiene en cuenta medidas que ya están en marcha, entre los que ha citado el Plan de Salud de Euskadi 2013-2020, Mugiment, Iniciativas de Alimentación Saludable de Euskadi, o el IV Plan Interinstitucional de apoyo a las Familias de Euskadi 2018-2022.

Obesidad en Euskadi

El director de Salud Pública y Adicciones, por su parte, ha recordado que mediante esta estrategia se busca «reforzar el papel de las personas jóvenes en nuestra sociedad, para que promuevan de forma activa el cambio hacia una sociedad más sana, implicándose ellas y sus familias».

Según ha explicado Juanjo Aurrekoetxea, en la actualidad en Euskadi la proporción de niños y de niñas con peso superior al recomendado o exceso ponderal ha disminuido del 32,5% en 2012 al 24,7% en 2017.
Sin embargo, ha señalado el porcentaje de niños y niñas obesas ha aumentado, tal y como revela la Encuesta Nacional de Salud que apunta a que casi el 34% de los niños y el 30,7% de las niñas tienen problemas de obesidad o sobrepeso en Euskadi.

En este sentido, ha hecho referencia al estudio Aladino Euskadi, realizado en 2015 que situaba en el 34,2% la población de entre 6 y 9 años que presenta obesidad o sobrepeso.
Además, se señalaba que el 5,6% de los niños y el 7,9% de las niñas de entre 7 y 14 años no realiza ningún ejercicio físico.

Por ello, ha indicado que la población objetivo de la estrategia SANO es la comprendida entre los 0 y los 18 años.
«Estamos convencidos de que los años de la infancia y adolescencia son fundamentales para la persona, pues en ellos se asientan conductas, hábitos y valores que serán decisivos para el resto de la vida», ha subrayado.

Apúntate a la

Fuente: ABC.es >> lea el artículo original