Willy Hernangómez marca una canasta para España en un partido del Mundial de baloncesto contra Serbia el 8 de septiembre de 2019 en Wuhan, China

Dos hermanos forman parte de los jugadores que están propulsando a España en el Mundial de básquet y no son esta vez los Gasol: se trata de Willy y Juancho Hernangómez.

Pau Gasol es la gran estrella del básquet español y también el gran ausente en China-2019, donde su país está ya en semifinales.

Pese a su ausencia, la 'ÑBA' está brillando en el torneo y en los cuartos de final contra Polonia (90-78) los hermanos Hernangómez tuvieron un papel importante, Willy (Charlotte Hornets) firmó 18 puntos y su hermano Juancho (Denver Nuggets) 14 unidades.

Todavía les queda mucho para emular la trayectoria de los Gasol, que han sido claves en el desarrollo del básquet español desde hace quince años, pero se están ganando por sus grandes méritos una importante cuota de protagonismo.

'Juancho y Willy son jugadores con un enorme talento', afirmó el entrenador de España, Sergio Scariolo.

'Para ser como Marc y Pau necesitan estar concentrados y tomar las decisiones correctas', afirmó el técnico a la web de la FIBA.

La carrera de los Gasol, por una cuestión meramente generación, comienza a llegar a su final.

Marc (34 años), tres veces NBA All Star, está con España en este Mundial y está teniendo también un papel importante, más que en los Toronto Raptors y su histórico título NBA.

Pau (39 años), seis veces en el All Star y dos veces campeón de la NBA, es la principal baja de España en el Mundial, tras problema en un pie, pero confía en estar con el equipo en los Juegos Olímpicos de Tokio el próximo año.

- Cuestión de genes -

Por el momento, España ha vuelto a su primera semifinal en un Mundial desde 2006, año en el que logró su único título en esta competición.

Y los Hernangómez están llamados a estar entre los líderes.

'El Mundial es una gran oportunidad para ellos, para reivindicarse en papeles importantes', estima Scariolo.

Juancho, a sus 23 años, es más joven que Willy por dos años y ha respondido especialmente bien, jugando 137 minutos, con 10,8 puntos de media en China-2019.

Fue elegido el mejor del partido en el duelo contra Italia, ante la que firmó 16 puntos.

Willy ha asombrado también en algunos momentos y ha brindado imágenes para el recuerdo, como su mate con la izquierda al gigante serbio Boban Marjanovic (2,21 metros).

Los Hernangómez llevan el básquet en las venas.

AFP / Héctor Retamal Juan Hernangómez celebra con su hermano Willy (drcha) la victoria sobre Serbia en el Mundial de baloncesto el 8 de septiembre de 2019 en Wuhan, China

Su hermana pequeña, Andrea (1,85 metros), está en una escuela estadounidense de básquet y es internacional juvenil con España.

Sus padres también fueron jugadores de este deporte, especialmente su madre Margarita Geuer, exinternacional.

Con una España que ha ido de menos a más, que llegó con incertidumbres y que se ha crecido a lo largo del torneo, los Hernangómez pueden estar a unos días de lograr el mayor éxito de sus carreras deportivas.

Fuente: AFP >> lea el artículo original