El Gobierno británico afirmó hoy que está 'decepcionado' con la decisión de la justicia escocesa, que este miércoles declaró 'ilegal' la suspensión temporal del Parlamento, y anunció que la recurrirá ante el Tribunal Supremo.

Tras conocerse el fallo del Tribunal de Apelación de Escocia, que dictaminó que el cierre parlamentario contraviene la legalidad, un portavoz del Ejecutivo de Boris Johnson anunció que recurrirá la decisión ante el Tribunal Supremo, la máxima instancia judicial británica.

Fuente: EFE >> lea el artículo original