El lunes, en tanto, visitó al presidente junto a su hermano Carlos, concejal en Río, ocasión en la que se dejó fotografiar con una pistola Glock 9 mm negra en la cintura.

Eduardo Bolsonaro es un amante de las armas y un experto tirador.
Su padre ha defendido en numerosas ocasiones el libre acceso de los ciudadanos a las armas de fuego.

La clínica Vila Nova Star de San Pablo, en tanto, deslindó responsabilidades.
'El Hospital Vila Nova Star respeta integralmente la ley brasileña.
Las normas de seguridad que rigen la internación del señor Presidente de la República, Jair Bolsonaro, en este hospital son de responsabilidad de la Oficina de Seguridad Institucional, a la que se debe dirigir cualquier cuestionamiento'.

El mandatario fue operado el domingo de una hernia en el abdomen, resabio de las tres operaciones a las que fue sometido tras sufrir un apuñalamiento el año pasado en plena campaña electoral.

Fuente: Ambito >> lea el artículo original