Leonardo Ponzio, el ex arquero Leo Franco y el mediocampista de Banfield Nicolás Bertolo afrontan desde el último martes en Valencia, junto a otros jugadores que en 2011 formaban parte de los planteles de Zaragoza y Levante, el juicio por el posible arreglo del encuentro de la Liga española que enfrentó a ambos conjuntos hace ocho años.

 

En total, son 42 acusados, entre ellos 37 futbolistas, del posible arreglo del encuentro. Además de los argentinos, se encuentran Toni Doblas, Gabi Hernández o Ander Herrera (por Zaragoza), y Juanfran Garcia, Manolo Reina, Vicente Iborra, Javi Venta y Xavi Torres por Levante, entre varios otros.

La Fiscalía Anticorrupción y las acusaciones particulares, La Liga y Deportivo de La Coruña, sostienen que Zaragoza, que también está acusado como entidad jurídica, ingresó casi un millón de euros en las cuentas de sus jugadores que habrían sacado ese dinero y se lo habrían entregado a los futbolistas de Levante, para garantizarse ganar ese encuentro.

La victoria – Zaragoza ganó 2 a 1 al Levante en aquella oportunidad- les permitió al equipo de Ponzio quedarse en Primera y condenó al descenso a La Coruña, que se constituyó en parte de la querella.

Aunque en un principio la titular de Instrucción 8 archivó el caso, la Audiencia Provincial ordenó su reapertura y lo abocó a un juicio que es el primero a gran escala que se celebre en España. Los cargos tienen penas de prisión de entre dos y cuatro años.

Bajo este panorama, el volante de River se defendió este jueves ante el juez y confirmó que Agapito Iglesias, presidente del equipo aragonés en esa época, lo llamó para contarle qué sucedía y recibió 85.000 euros en dos pagos (entre el 18 y 19 de mayo del 2011).

'Recibo una llamada del presidente. Me dice que me iba a ingresar un dinero, que tenía que hacer un favor que lo retire para devolvérselo. No se lo devolví a él sino a una persona de confianza de él en La Romareda', explicó el futbolista y capitán del Millonario.

Y detalló: 'Me dijo que era para hacer frente a entradas y autocares (colectivos) para el desplazamiento. No era un directivo, no sé quién era pero lo veía con él, pertenecía al club. Fue una equivocación mía'.

Ese marco, también detalló que Gabi, capitán del Zaragoza durante esa temporada, no le dijo al plantel de ningún pago en efectivo y se lamentó por no haberle pedido algún tipo de justificativo al entonces presidente del Zaragoza por haberle entregado el dinero que finalmente devolvió.

En el arranque de este juicio que podría extenderse por espacio de un mes, el abogado del Zaragoza pidió la nulidad del mismo, ya que considera que con la denuncia que propició la apertura de la causa, Javier Tebas - presidente de La Liga Española de Fútbol- traicionó el secreto profesional como abogado: un jugador del equipo maño, de quien no se reveló la identidad, le habría contado todo al actual presidente de la Liga.

Fuente: Big Bang News >> lea el artículo original