En lo que va del año el BCRA ya le giró al Tesoro $204.245 millones ($77.245 M en mayo y $127.000 M en agosto).
Es la mayor transferencia de utilidades desde 2003.
El año pasado se había fijado que ya no se asistiría al Tesoro, pero la necesidad tiene cara de hereje. Al respecto vale recordar que por el artículo 38 de la Carta Orgánica del BCRA, las utilidades que no se capitalicen deben integrar un fondo de reserva general y otro especial hasta el 50% del capital del banco.
El excedente, o sea, las utilidades que no se capitalizan ni van a ningún fondo de reserva se giran al Tesoro.
El año pasado el Directorio del BCRA aprobó en el balance utilidades por $577.000 millones.

Desde el punto de vista monetario el importante efecto expansivo de la última transferencia (para el REPO) fue compensado con la venta de divisas al Tesoro.
Ese día hubo, en realidad, una contracción monetaria por $12.672 millones producto de la expansión de $37.821 millones vía Pases, la contracción vía Leliq por $44.689 millones, vía venta de divisas al sector privado por $6.201 millones.
El resto es expansión por intereses y contracción por otras operaciones del sector público.

Con relación al REPO el economista Aldo Abram sostiene que la cancelación del préstamo no implicó una baja de la deuda por u$s12.810 millones, como señaló el Gobierno porque se rescataron las garantías (títulos públicos) que no se contabilizan como deuda hasta que no se ejecutan y estas no se ejecutaron. 'El REPO que se pagó fue la deuda que cayó.
Es como pagar la última cuota del crédito de la casa y no por ello se baja toda la deuda, o sea, el valor de la casa', explica Abram.

Fuente: Ambito >> lea el artículo original