El humo generado por el tabaco ayuda a que el cáncer de cabeza y cuello sea más agresivo, según investigadores de la Universidad Thomas Jefferson (Estados Unidos).
Según dicha investigación, el humo de los cigarrillos cambia el metabolismo de las células y hace que los tumores sean más eficientes a la hora de hacer crecer el cáncer.

El cáncer de cabeza y cuello, el sexto tumor más frecuente del mundo, se manifiesta en boca, laringe o faringe y afecta a más de 10.000 personas al año en España (650.000 en el mundo).
Ya se sabía que el tabaco, junto al consumo excesivo de alcohol, la infección del virus por el papiloma humano (HPV) o presentar antecedentes familiares, era uno de los factores de riesgo para sufrirlo.
Ahora, gracias a esta investigación, sabemos por qué.

“El humo del cigarrillo cambia el metabolismo de las células, haciendo que los tumores sean más eficientes como ecosistema para promover el crecimiento del cáncer”, explica Ubaldo Martinez-Outschoorn, líder de esta investigación, que se ha publicado en la revista Molecular Cancer Research.

En la investigación, se expuso a los fibroblastos (células no cancerígenas que actúan como células de apoyo al tumor) a la acción del tabaco.
Los fibroblastos aumentaron un tipo particular de metabolismo llamado glicólisis, que produce metabolitos que son usados por las células cancerosas cercanas para ayudar a estimular su crecimiento.

Cambio de metabolismo

Además, estas células cancerosas adquirieron ciertas características de malignidad, como una mayor movilidad y resistencia a la muerte celular.
El mayor apoyo de los fibroblastos expuestos al tabaco causó tumores más grandes.
Además, este experimento ha descubierto una proteína en los fibroblastos expuestos al tabaco que parecía impulsar estos cambios metabólicos.

'La proteína, llamada transportador de monocarboxilato 4 (MCT4), es un mecanismo importante por el cual el humo del cigarrillo ejerce agresividad contra el cáncer, y hemos demostrado cómo manipularlo y, con suerte, revertirlo.
También hemos visto que los fibroblastos expuestos al humo interactúan con otras células del estroma tumoral, como las células del sistema inmunológico', señala Martinez-Outschoorn.

Gracias a esta investigación, se espera poder 'apagar' el estado metabólico negativo inducido por el humo del cigarrillo

Este descubrimiento ha sentado las bases de un futuro ensayo clínico en el que esperan poder 'apagar' el estado metabólico negativo inducido por el humo del cigarrillo.
El estudio combinará un medicamento aprobado para la diabetes llamado metformina, que se dirigirá al metabolismo alterado de las células cancerosas, con una inmunoterapia también aprobada llamada durvalumab.