La amenaza del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, de lanzar este fin de semana una verdadera cacerí­a entre inmigrantes indocumentados aterrorizó a miles de familias que temen ser separadas y llevó a lí­deres de la oposición a rechazar la 'brutalidad' de la idea, informó hoy la prensa local.

El diario The New York Times, que citó como fuente a funcionarios gubernamentales, informó que el próximo domingo habrá redadas en al menos diez grandes ciudades del paí­s para capturar a inmigrantes indocumentados y a sus familiares.

La cacerí­a, en un paí­s en el que hay al menos 12 millones de personas que viven de forma irregular, estará a cargo del personal de la agencia de Inmigración y Aduanas (ICE, por sus siglas en inglés).

El ICE apuntará principalmente a la búsqueda de unos 2.000 inmigrantes sobre los cuales ya pesa orden de deportación y que han eludido audiencias judiciales. Pero The New York Times aseguró que 'las autoridades podrí­an detener a inmigrantes que estén en el área aún cuando ellos no fueran los buscados'.

Entre las ciudades donde podrí­an ocurrir esas redadas se cuentan Chicago en el estado de Illinois, Baltimore en Maryland, Nueva York en el estado homónimo, Houston en Texas, Los íngeles en California y Miami en Florida.

Si bien la fecha de las redadas fue filtrada por el diario, el presidente Trump ya habí­a anunciado el 18 de junio pasado que la agencia de inmigración deportará del paí­s a 'millones' de extranjeros que viven en el territorio de forma irregular.

'La próxima semana, la ICE va a comenzar el proceso de sacar a millones de extranjeros ilegales que encontraron formas ilí­citas de entrar a Estados Unidos', habí­a dicho Trump, quien luego decidió posponer la fecha de los operativos para este mes con la esperanza de lograr un acuerdo polí­tico con la oposición sobre este tema.

'Estas acciones brutales van a aterrorizar a niños y a muchas familias (...) Las familias deben permanecer unidas; todos en nuestro paí­s tienen derechos. Oramos para que el presidente cambie de opinión', sostuvo la presidenta de la Cámara de Representantes, la demócrata Nancy Pelosi, 

'Los hispanos evangélicos, que votaron por el presidente por otros motivos, están muy preocupados y piensan que esto ha llegado demasiado lejos. Me han dicho que este domingo su gente se sentirá amenazada y con miedo mientras se preparan para ir a la iglesia', añadió la polí­tica opositora.

El New York Times adelantó en su artí­culo que 'en la medida en que sea posible, los miembros de familias arrestados juntos serán llevados a centros de detención para familias en Texas y Pensilvania', pero aclaró que 'debido al espacio limitado, algunos podrí­an terminar en hoteles mientras se preparan sus documentos de viaje'.

La amenaza de redadas llevó a la fiscal general de Nueva York, Letitia James, a advertir que 'la insistencia de la administración Trump de utilizar a las familias migrantes como una pieza de negociación con los lí­deres del Congreso es tan deplorable como un acto contra los valores estadounidenses'.

(Donald Trump buscará deportar a más de 2.000 inmigrantes ilegales de Estados Unidos durante el próximo fin de semana. Foto: Twitter.)

En ese contexto, gobernadores y alcaldes de grandes ciudades de Estados Unidos indicaron que implementarán medidas para ayudar a las familias de los inmigrantes que puedan verse afectados por las redadas.

También la organización Unión de Libertades Civiles de Estados Unidos (ACLU, por sus siglas inglés) presentó un escrito en los tribunales para 'prevenir deportaciones inminentes en violación de los principios más básicos de un proceso justo: el derecho a ser avisado y una oportunidad para ser escuchado'.

En un mensaje televisado desde la Casa Blanca, Trump no hizo hoy un anuncio concreto sobre sus intentos de imponer una pregunta sobre el estatus de ciudadaní­a en el censo de 2020, contra lo que se habí­a especulado horas antes.

'Tenemos una buena idea para solucionarlo', se limitó a asegurar, luego de quejarse porque el paí­s gasta '20.000 millones de dólares en hacer un censo pero lo único que no se puede preguntar es si son ciudadanos de Estados Unidos'. 

 

Fuente: Unidiversidad >> lea el artículo original