A los seis años, Agustín tuvo un ataque cerebrovascular, un ictus, que le dejó una secuela: no puede mover la mano derecha. Ahora, a los 15 tenía una ilusión: jugar al Breath of Zelda, algo imposible sin tener funcionalidad en las dos extremidades. Ahí entró en escena Nacho, su hermano de 19 años, que intentó darle una alegría. Lo que no esperaba era que su regalo dé la vuelta al mundo gracias a los tuits en los que relató la historia.

'Hoy es el cumpleaños de mi hermano y como tiene la Switch le pregunté cuál es el juego que mas le gustaría tener. Es quiere el Zelda, pero me dijo que no podía jugarlo porque necesitaba las dos manos', explicó en su cuenta, @AOG_Zorsal.

¿Cómo solucionó este inconveniente que parecía imposible de arreglar? Usó su inventiva y una impresora 3D. Así fabricó un accesorio para usar los dos comandos con una sola mano.

'Se lo regale junto con el Zelda. Mi madre todavía está flipando porque nunca se le había ocurrido', agregó, junto a tres fotos del sencillo accesorio y los joysticks de la consola.

En diálogo con TN Tecno, Nacho aclaró que el invento no es suyo. 'Realmente no se me ocurrió a mi, sino a @Vexelius, yo tan solo estaba yendo a comprar el regalo a mi hermano y me dijo que no podría jugarlo con una sola mano, entonces pensé que quizás existiría un adaptador o algo que lo ayude. Fue así como dí con los diseños de @Vexelius', explicó el joven español. Este es el video del adaptador que creó el ingeniero mecánico y que compartió en Internet, de forma gratuita.

Además de jugar, Agustín tiene otros desafíos. 'Al no poder sujetar los cubiertos con ambas manos, debe pedir a otros que le corten la comida la mayoría de las veces, y esa es solo una de las millones de cosas que no puede hacer solo. Dado que era diestro antes del ictus, tuvo que aprender a hacer muchas cosas con la otra mano, entre ellas aprender a escribir', relató su hermano a este sitio.

¿Es caro hacer un dispositivo así? Afortunadamente no. Nacho contó que 'el diseño se encuentra en Thingiverse, se puede descargar gratuitamente y modificarlo si uno lo ve conveniente'. Además, tuvo una ayuda extra: sus padres trabajan con impresoras 3D así que lo ayudaron con el proceso.

El joven español resaltó la alegría de su hermano, que de tanta emoción por jugar al Breath of Zelda, ese día no bajó a cenar. Nacho nos contó que Agustín 'está disfrutándolo mucho y juega casi sin parar'. Antes solo podía disfrutar del Let's Go Pikachu, que es por turnos, y del Super Smash Bros, que solamente requiere un joystick.

Más sobre:innovacionMás mobile, menos mouse: los buenos contenidos, al alcance de la manoHablamos con los creadores de los “Transformers acuáticos' que invadirán las ciudadesAlumnos argentinos viajan a Houston para competir en un festival de robóticaico-download-apps

Descargá la app de TN y mantenete informado

Fuente: TN >> lea el artículo original