Un grupo de alumnos de Geologí­a de la Facultad de Ingenierí­a de la Universidad Nacional del Comahue (UNCo) halló restos fósiles de un dinosaurio saurópodo en el campus de la de esa casa de estudios, ubicada en el centro de la ciudad de Neuquén.
 

El descubrimiento se produjo hace una semana y media, cuando los estudiantes que realizaban una salida de campo junto al profesor Alberto Garrido y el paleontólogo del Museo de Ciencias Naturales de la Universidad, Juan Porfiri, hallaron restos de un dinosaurio saurópodo en el predio universitario, según informaron desde el área de prensa de la UNCo.
 

'Aún no se sabe la magnitud que podrí­a tener dicho hallazgo ya que se encuentra en un área que ha sido erosionada por el viento y la lluvia', señalaron.

Asimismo, aseguraron que el rescate del material se realizará de manera inmediata 'dado que se encuentra en un área de continuo paso de deportistas'.
 

El equipo de Paleontologí­a del Museo, coordinado por los paleontólogos Porfiri y Domenica Dos Santos, junto a un grupo de alumnos de la UNCo serán los encargados de comenzar hoy con las tareas de rescate de los restos fósiles, tras haber dado aviso a la Dirección de Patrimonio de la provincia y haber gestionado los permisos necesarios para dicho rescate.
 

Finalmente, destacaron que el campus de la Universidad, ubicado entre el Parque Norte, el corredor vial Leloir-Doctor Ramón, el rí­o Neuquén y el barrio privado Rincón Club de Campo, 'está emplazado sobre rocas sedimentarias de la Era Mesozoica, donde ya se han realizado numerosos hallazgos fósiles de una biota compuesta por dinosaurios, cocodrilos, serpientes, aves y huevos de aves'.

 

El dinosaurio marino hallado recientemente fue el 4 de junio, en Isla Marambio, Antártida. Se trata de un reptil que superaba los 11 metros y pesaba más de 10 toneladas.

Cientí­ficos argentinos hallan restos similares al 'monstruo del Lago Ness'

Fue en la Isla Marambio de la Antártida. Se trata de un reptil marino que medí­a más de 11 metros y su peso superaba las 10 toneladas.

 

Fuente: Unidiversidad >> lea el artículo original