“Si se sorprendieron con el anuncio, se caen de culo con la práctica”. Así graficó una alta fuente de la Casa Rosada a lo que espera que sea el “operativo seducción” del presidente Mauricio Macri y su flamante compañero de fórmula, el senador Miguel Ángel Pichetto, de cara al cierre de listas el 22 de junio.

El nuevo frente se pasará a llamar “Juntos por el Cambio” y tendrá una premisa central: abrir todas las listas. La idea que se comenzará a aplicar mañana mismo es la de que las listas a legisladores nacionales a todas las provincias se encuentran abiertas para negociación y hasta para una eventual interna.

Lo que planteará la Casa Rosada es una negociación con los gobernadores peronistas que quedan en el espectro a ir con una boleta corta a competir para senadores y diputados, pero apoyar el binomio Macri-Pichetto.

“Mendoza, Jujuy, Córdoba, Entre Ríos, Corrientes, Chubut, Río Negro, es casi todas las provincias se va a replicar el esquema de PASO. Así le damos volumen a Macri para la interna, alimentamos la competencia y empieza otro partido”, le dijo a BigBang uno de armadores en el interior del oficialismo.

Las dudas claro que también están y se centran en dos focos. El primero de ellos tiene que ver con “Macrilandia”, es decir Córdoba. Ayer el jefe de Gabinete, Marcos Peña, se juntó con uno de los hombres fuertes de la UCR en esa provincia, el intendente saliente de la capital Ramón Mestre. La idea es alinearlo para poder avanzar en un acuerdo macro con el gobernador Juan Schiaretti , que tiene una muy buena relación con Macri al punto tal de que en el massismo sostienen que “las vacaciones” del cordobés  fueron a pedido del presidente.

Las internas sería también la forma perfecta, dicen en el oficialismo, de poder contener al PJ debido a que consideran que es imposible llegar a una lista de unidad. Pichetto, por su parte, comenzará a tantear a gobernadores a partir de mañana para ver si cómo se encuentran ante esta posibilidad.

La réplica en la provincia de Buenos Aires

En la provincia de Buenos Aires ayer mismo se comenzó con una réplica similar. Desde temprano, ya que estaban al tanto de acuerdo tanto el jefe de Gabinete, Federico Salvai, como el subsecretario de Asuntos Municipales, Alex Campell, comenzaron con las tratativas con los intendentes peronistas a pedido de la gobernadora María Eugenia Vidal.

Campbell, que fue padre primerizo anteayer, cenó anoche con varios intendentes peronistas. El dúo político de la Gobernadora espera que de ahí salgan los votos y el corte de boleta que compensaría la merma que produce el ir en la boleta junto a Macri.

El pedido por Monzó

En el Congreso también comenzaron a haber varios movimientos. Uno de ellos, y que es de los que más sorprendió, es que Pichetto pidió abiertamente por la incorporación a la mesa de decisiones del presidente de la Cámara de Diputados, Emilio Monzó. El objetivo es poder tener mayor poder de fuego para las negociaciones en un Congreso que será, a priori y de conseguir una reelección, peor que el de 2016. Desde hace tiempo en la Casa Rosada sostienen que el esquema de negociación que se tuvo hasta este año no iba a tener mucha más vida. 'No podes volver a sentarte y que la lógica sea que Emilio y Rogelio (por Frigerio, ministro de Interior) sean los que negocian. Hay que darle una nueva vuelta de tuerca a eso porque no va a funcionar de nuevo', remarcó una alta fuente oficial.

En el entorno del presidente de la Cámara Baja remarcan que hacía tiempo que Pichetto reclamaba justamente eso. ¿Se cancelan los planes de mudanza a España como embajador?

Fuente: Big Bang News >> lea el artículo original