¿Te imaginas usar una moneda digital que rinda tributo al presidente de Rusia, que deba su nombre al popular meme de Internet del perro Doge o que esté orientada a la compra de productos sexuales para adultos? Todas ellas existen con mejor o peor suerte, han sido recopiladas por Business Insider en un reciente artículo y te vamos a enseñar cuáles son.

El valor de las transacciones con criptomoneda se multiplicará por 15 en 2017

Durante la efervescencia del Bitcoin y gracias al auge de las múltiples aplicaciones de la tecnología blockchain, son muchas las divisas virtuales que también han experimentado un proceso de revalorización  como Ethereum o Monero. Sin embargo, en el otro lado de la balanza, también se esconden criptomonedas poco usadas, destinadas a un objetivo peculiar y cuyo precio resulta irrisorio. A continuación podrás conocer cuáles son las divisas virtuales más raras del mundo actual.

Las 8 monedas virtuales más raras del mundo

  • Sexcoin: Se trata, en palabras de su propia web, de la primera moneda virtual creada de forma específica de la industria de entretenimiento para adultos. Su precio es de 0,010023 dólares. 
  • PotCoin: Una criptodivisa para amantes de los cigarrillos de la risa: 'las Potcoins son monedas digitales que puedes enviar por Internet que permiten a los entusiastas del cannabis interactuar, comerciar, comunicarse y crecer juntos'. En la actualidad, su coste está situado en los 0,118722 dólares.
  • PutinCoin: Prácticamente simbólica, esta divisa electrónica cuyo coste es de 0,039835 dólares existe 'como tributo al presidente Vladimir Putin y a la sociedad rusa'.
  • PutinClassic: Además de la anterior, también existe la PutinClassic, 'el primer souvenir en criptomoneda', según sus creadores y con el escaso valor de 0,001797 dólares.
  • UFO Coin: De lanzamiento reciente, no tiene que ver con el mundo de extraterrestres, OVNIs o platillos volantes, sino que ha sido desarrollada, entre otros, por Peter Bushnell, es un exminero de bitcoin. Incluye tecnología neoscrypt, responsable de un mayor cifrado mayor y tiene un precio de 0,000190 dólares.
  • FUCKtoken: 'Lanzan cantidad de palabras pegadizas y discursos retóricos simplemente para hacerte invertir en su idea', dicen los desarrolladores de esta criptodivisa en su web, alegando que los FUCKtokens te permiten expresar cómo te sientes de verdad'. Tuvo un ICO el pasado julio y ya cuesta 0,081893 dólares.
  • Dogecoin: Está bautizada como homenaje al popular meme de Internet del perro Doge y ha sido desarrollada por un jefe de producto de Adobe y un ingeniero de software de IBM, que decidieron comprar el dominio y convertirlo en criptodivisa. Su precio por el momento es irrisorio: 0,002183 dólares.
  • Useless Ethereum Token: La única moneda electrónica honesta del mercado en palabras de sus creadores, que dicen: 'vas a darle dinero a alguien aleatorio de Internet, y ellos van a usarlo para comprar cosas. Probablemente electrónica, para ser honestos. Quizá, una gran pantalla de televisión. De verdad: no compres estos tokens'. Aunque llegó a costar 40 dólares, en la actualidad su coste es de 0,022371 dólares.

Sexcoin, Putin<strong><a href=Coin o UFO Coin: las criptomonedas más surrealistas del mercado' width='960' height='684' data-wp-pid='229005' srcset='https://cdn1.ticbeat.com/src/uploads/2017/09/criptomonedas-mas-bizarras-hermanas-del-bitcoin.jpg?x32709 960w, https://cdn1.ticbeat.com/src/uploads/2017/09/criptomonedas-mas-bizarras-hermanas-del-bitcoin-300x214.jpg?x32709 300w, https://cdn3.ticbeat.com/src/uploads/2017/09/criptomonedas-mas-bizarras-hermanas-del-bitcoin-768x547.jpg?x32709 768w, https://cdn1.ticbeat.com/src/uploads/2017/09/criptomonedas-mas-bizarras-hermanas-del-bitcoin-810x577.jpg?x32709 810w, https://cdn3.ticbeat.com/src/uploads/2017/09/criptomonedas-mas-bizarras-hermanas-del-bitcoin-800x570.jpg?x32709 800w, https://cdn3.ticbeat.com/src/uploads/2017/09/criptomonedas-mas-bizarras-hermanas-del-bitcoin-600x428.jpg?x32709 600w' sizes='(max-width: 960px) 100vw, 960px' />

Infografía | Statista

Fuente | Business Insider

Fuente: ABC.es >> lea el artículo original