Desde el pasado 10 de mayo la Unión Europea se encuentra, sin haber soprepasado si quiere el ecuador de la primera mitad del año, en situación de déficit ecológico o lo que es lo mismo, que ya ha pasado su Día de la Sobrecapacidad de la Tierra, una fecha que varía cada año y que se calcula comparando la demanda anual de recursos naturales con la capacidad que realmente tiene la Tierra para regenerarlos.

Así se desprende del análisis conjunto de WWF y Global Footprint Network, “Vivir por encima de los límites de la naturaleza en Europa”. Este día se ha adelantado cinco meses desde el año 1961, año en que el continente entraba en déficit el 13 de octubre. En 2019 hemos agotado todos los recursos naturales que los sistemas pueden regenerar en doce meses, en menos de cinco.

En el informe destacan que aunque población de la Unión Europea solamente representa el 7% de la población mundial, consume una quinta parte de la biocapacidad de la Tierra. Es decir, consumimos mucho más de lo que producimos. Si toda la humanidad usase los recursos tal y como se hace en el Viejo Continente, necesitaríamos 2,8 planetas. Y mientras el deterioro avanza, no hay planeta B.

El cambio climático aumentará un 25% la brecha entre países ricos y pobres

Algunas de las consecuencias del déficit ecológico son erosión de los suelos -conduciendo, en última instancia, a la desertificación, pérdida de biodiversidad, deforestación global, agotamiento de los recursos pesqueros, contaminación de los mares, empeoramiento de la calidad del aire, mayor cambio climático o escasez de agua.

España entrará en déficit ecológico unos días después de la media europea: el 28 de mayo, pero no es un buen dato en absoluto. Lo hacemos una quincena ntes que en 2018. El comunicado de prensa de WWF informaba que al ritmo de consumo de un ciudadano español medio, 'necesitaríamos 2,3 planetas para satisfacer nuestra demanda de recursos'. En 2016 España tenía una huella total de 4,04 hag (hectáreas globales por persona) y nuestra biocapacidad era de 1,37 hag, por lo que contamos con un déficit ecológico de 2,67 hag.

este informe recoge una batería medidas urgentes necesarias para que el Día de la Sobrecapacidad de la Tierra se retrase progresivamente y de este modo, lograr el equilibrio ecológico, como proteger y restaurar la naturaleza europea para 2030, logrando un escenario de cero emisiones en 2040.

“El Día de la Sobrecapacidad de la UE es un claro recordatorio de que el consumo comunitario está contribuyendo al colapso climático y a la destrucción de la naturaleza. Es necesario que los líderes de la UE adopten medidas urgentes para alcanzar un futuro sostenible, por ello, estas elecciones son una oportunidad para votar por la naturaleza”, afirma Juan Carlos del Olmo, secretario general de WWF España, en relación a las elecciones municipales, autonómicas y europeas.

Desde la organización ecologistas solicitan un nuevo Acuerdo para la Naturaleza y las Personas, que asuma un compromiso real con el medio ambiente y que sea recogido en la Estrategia de Desarrollo Sostenible, que España debe elaborar para cumplir con la Agenda 2030.

Fuente: ABC.es >> lea el artículo original