08/05/2019

La Dirección de Recursos Naturales Renovables, de la Secretaría de Ambiente y Ordenamiento Territorial, recibió una denuncia de particulares por la presencia de dos cóndores muertos en la ruta nacional 145.
Inmediatamente se activó el protocolo instaurado por el Proyecto de Conservación del Cóndor Andino, del que el Gobierno provincial forma parte junto a otras instituciones provinciales y nacionales.

De manera inmediata, guardaparques del Área Natural Protegida Caverna de las Brujas se desplazaron hasta la zona de Poti Malal con efectivos de la Policía de Mendoza, ubicados en Bardas Blancas.
Allí los guardaparques constataron la presencia de tres ejemplares sin vida de cóndor andino, dos hembras y un macho.
Ante el hallazgo, los guardaparques rastrillaron la zona en búsqueda de otros animales muertos y no se encontraron otros especímenes.

Con el apoyo de la Policía, se tomó declaración a los habitantes de los dos puestos de la zona.
En uno negaron conocer la presencia de la condorera en la zona y en el otro aclararon que ya habían visto los cuerpos pero que no los habían manipulado por temor a que estuvieran envenenados.

Al no poder constatar la presencia de una fuente de contaminación y teniendo en cuenta que estos animales pueden trasladarse hasta 300 km por día para alimentarse, los ejemplares fueron trasladados a las instalaciones de la Fundación Cullunche para su necropsia.
Las radiografías descartaron la presencia de plomo o municiones y se tomaron muestras para enviarlas a Fundación BioAndina, en Buenos Aires, en búsqueda de indicios de muerte por intoxicación.

Fuente: Mediamza >> lea el artículo original