Suele acomodar bien las palabras el técnico de Boca cuando declara ante la prensa, pero una cosa es la forma y otra es el fondo y en ese territorio expuso pensamientos que lo vincularon a modalidades muy extendidas y nocivas

El contexto de las declaraciones de Gustavo Alfaro, fue en el triunfo de Boca el pasado miércoles por 4-0 a Jorge Wilstermann en el marco de la Copa Libertadores.
Minutos después del partido, en rueda de prensa, el técnico afirmó: 'No disfruto del cargo, quizás lo haga con el tiempo o cuando no esté más en el club y con la perspectiva de la distancia pueda ver desde otro lugar'.
Y en otro plano de su alocución, agregó con un orgullo que intentó disimular: 'Yo soy un obsesivo y me gusta ganar siempre'.

Fuente: Diario Popular >> lea el artículo original