Greta Thunberg es una estudiante y activista sueca de 16 años, nombrada por la revista Time como una de las 25 adolescentes más influyentes del mundo en 2018 y actualmente nominada al premio Nobel de la Paz por su constante lucha contra el cambio climático.

Si bien fue diagnosticada con déficit de atención, hiperactividad y autismo, su “condición” no fue impedimento para protestar contra el gobierno por su accionar contra el calentamiento global.

Después de la ola de calor que originó cerca de 50 incendios forestales que arrasaron con 20.000 hectáreas en Suecia el año pasado, Greta protestó a las afueras del Parlamento sueco y anunció que no regresaría a clases hasta que la escucharan.

'Estoy protestando sobre el cambio climático, porque a nadie parece importarle lo que está ocurriendo. Nadie parece estar haciendo algo'.

Te podría interesar: Canadá, el país que se calienta más que el resto del mundo por el cambio climático

A su huelga se unieron también miles de estudiantes en ciudades de Asia, África, Australia y Europa.

El movimiento se promovió también a través de una publicación de Instagram: ‘’Mañana nos vemos en la huelga escolar por el clima, en 1769 lugares y en 112 países de todo el mundo. Todos son bienvenidos. Todos son necesarios. Cambiemos la historia. Y nunca nos detengamos tanto tiempo como sea necesario’’.

De conseguir el premio este año, Greta se convertiría en la persona más joven en ser reconocida como Nobel de La Paz, sobrepasando el mérito alcanzado por Malala Yousafzai a sus 17 años en 2014.

‘’Ahora todo el mundo tiende a ser social y extrovertido, pero yo no soy así y espero que esto inspire y demuestre a todos aquellos que son como yo que también podemos ser escuchados y hacer grandes cosas’’.

Te recomendamos: ¡No más tequila, vodka, whisky ni vino por culpa del cambio climático! 

Fuente: La Verdad >> lea el artículo original