“Mátenlo a Durán Barba, tienen mi aval”.

Elisa “Lilita” Carrió pronunció aquella polémica frase durante una entrevista televisiva en mayo de 2018, apenas unos días después de que el gobierno recurriera al Fondo Monetario Internacional en medio de la crisis cambiaria.
Casi un año más tarde, ayer el gobernador radical Gerardo Morales mandó a callar al polifacético asesor ecuatoriano: “Que cierre la boca”, disparó, también durante una entrevista en TV.

Jaime Durán Barba es el asesor estrella de Mauricio Macri desde hace más de una década, una pieza fundamental en la arquitectura que transformó a Macri de presidente de Boca en presidente de la Nación. Sin embargo, los vínculos del ecuatoriano que desde hace días ya está instalado muy cerca de los despachos del poder con la Coalición Cívica y la UCR no parecen marchar sobre ruedas.

La interna no es nueva ni es menor.
En medio de la tensión desatada en Cambiemos por las críticas de dirigentes radicales, Durán Barba lanzó una frase que no cayó para nada bien entre los dirigentes de la UCR: “No es aconsejable que el vicepresidente no sea de confianza del presidente”, le dijo al diario Perfil.
Unos días antes, había circulado con fuerza una versión que indicaba que Macri le ofrecería la vicepresidencia a un dirigente radical - el mendocino Alfredo Cornejo, por ejemplo - con el objetivo de cerrar filas de cara a la campaña electoral que se avecina y terminar de una vez por todas con el “fuego amigo” dentro de la alianza gobernante.

Aquella declaración del todopoderoso asesor ecuatoriano que desde que comenzó a trabajar con Macri no perdió ninguna elección no cayó para nada bien en la UCR.
Anoche, el gobernador de Jujuy no tardó en cruzarlo durante una entrevista en Todo Noticias.
“Que cierre la boca o se presente como candidato”, le recomendó con todo poco amistoso.

Pero el jujeño no se quedó allí.
Para Morales, a Durán Barba “hay que darle una brújula porque en verdad no sé cuál es la percepción que tiene”. El gobernador había estado presente en el encuentro que en la tarde del jueves se realizó en Casa Rosada entre Marcos Peña y los mandatarios provinciales de Cambiemos, en la que entre otras cosas se habló del reclamo de la UCR por tarifas y precios, un tema sobre el que habría novedades oficialmente la semana que viene, aunque en principio se trataría de una extensión del programa Precios Cuidados - en el gobierno no quieren hablar ni de ‘acuerdo de precios’ ni de ‘congelamiento’ - y líneas de créditos para jubilados, pensionados y beneficiarios de asignaciones familiares.

Aquel reclamo de Morales al asesor ecuatoriano también fue escuchado por Peña en la reunión de la que participaron la gobernadora bonaerense, María Eugenia Vidal, el mendocino Cornejo, el correntino Gustavo Valdés y el jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta.
“Le dije a Peña que Duran Barba dejara de hacer notas salvo que sea candidato”, dijo Morales anoche.

UN MALESTAR DE HACE RATO

A las críticas de Morales se le suman otros reclamos de dirigentes de peso dentro del espacio oficialista.
Tal vez uno de los primeros en alzar la voz contra el asesor ecuatoriano fue el presidente de la Cámara de diputados, Emilio Monzó.
Durante una entrevista con el diario Perfil en noviembre de 2016, aseguró que Durán Barba “tiene muy poca idea de la realidad política de la Argentina”, lo definió como un asesor “part-time” y dijo que estaba sobrevalorado.
Tras aquellas declaraciones que hicieron ruido, Monzó perdió lugar en los espacios de poder.

Carrió también fue una efusiva crítica de Durán Barba.
Entre las múltiples críticas se destaca cuando disparó en plena entrevista televisiva tras la devaluación de mayo de 2018: “Mátenlo, tienen mi aval.
Este hombre ordena no comunicar”.
Antes, en 2016, lo había definido como “el jefe de Marcos Peña”.

Mientras tanto, Durán Barba ya desembarcó para trabajar en la campaña electoral y esta semana tuvo varias reuniones junto a su socio, Santiago Nieto, tanto en la Casa Rosada como en la Residencia de Olivos.
Además, tuvo tiempo para corroborar en carne propia la suba de precios: el periodista del diario La Nación Francisco Jueguen lo inmortalizó en una foto mientras compraba duraznos en el supermercado Amor, de Juncal y Arenales, en pleno barrio porteño de Recoleta.

Fuente: Big Bang News >> lea el artículo original