Tras la sesión de este jueves en que los diputados británicos votaron 1) en contra de otro referéndum 2) a favor de un aplazamiento del Brexit y 3) a favor de una tercera votación sobre el controvertido acuerdo de divorcio, estos son los escenarios posibles a 15 días de la fecha teórica de salida:

* El aplazamiento que se pida a la UE puede ser de dos tipos: El primero, técnico y destinado a hacer los preparativos necesarios para salir del bloque, se limitaría tres meses, hasta el 30 de junio, si el Tratado de Retirada, rechazado ya dos veces por el Parlamento, es finalmente aprobado.
El segundo, en caso de un nuevo rechazo al plan de Theresa May, sería “más largo” y exigiría que Reino Unido participe en las elecciones europeas del 23 al 26 de mayo.

* La UE ha advertido que cualquier demanda de prórroga debe estar debidamente justificada y tiene que ser aceptada unánimemente por los otros 27 países miembros, que se reunirán en una cumbre en Bruselas los días 21 y 22 de marzo.

* El presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk, ya advirtió el jueves por la mañana que si Reino Unido quiere una extensión “larga” debe “repensar su estrategia del Brexit” y crear “un consenso en torno a ella”.

* Los diputados británicos votarán por tercera vez, el 20 de marzo a más tardar, sobre el Tratado de Retirada de la UE -que prevé un Brexit ordenado- pese a que ya lo rechazaron estrepitosamente en dos ocasiones, el 15 de enero y el 12 de marzo.

* Frente al riesgo de un largo aplazamiento o la eventualidad de un segundo referéndum, los partidarios del Brexit que rechazaron el texto podrían cambiar de opinión y considerar que se trata de la única forma segura de abandonar la UE.

* El Parlamento votó el miércoles contra este escenario “bajo cualquier circunstancia”, pero sigue siendo la opción “por defecto”, es decir que si, llegada la fecha fatídica, no se ha aprobado una solución alternativa, Reino Unido puede verse involuntariamente abocado a una salida abrupta de la UE.

* Así, en caso de Brexit sin acuerdo, Reino Unido podría fin de la noche a la mañana a 46 años de pertenencia a la UE, saliendo del mercado único y de la unión aduanera sin un periodo de transición.

* Este escenario, temido por los medios empresariales británicos, causaría perturbaciones en el comercio entre Reino Unido y la UE.
Numerosos diputados se han manifestado contra esta opción pero algunos fervientes euroescépticos piensan que es mejor que “un mal acuerdo”.

* La opción rechazada de un segundo referéndum no implica que no vuelva a ser planteada, en particular en caso de bloqueo prolongado.
El líder de la oposición, el laborista Jeremy Corbyn, le dio recientemente su apoyo aunque, de modo evidente, a regañadientes.

MC

Fuente: Diario Clarín >> lea el artículo original