Existe una vacuna que previene el 80% de los casos de cáncer de cuello de útero -enfermedad que provoca entre 5 y 6 muertes por día en el país- y otros tumores que afectan a mujeres y hombres (cabeza y cuello, ano, pene, vagina). No sólo existe, sino que es gratuita y obligatoria al cumplir 11 años. Sin embargo, casi la mitad no cuenta con la segunda dosis, por lo que no están adecuadamente protegidos. Doce instituciones médicas y científicas se unieron para crear conciencia sobre la importancia de la vacunación contra el VPH o HPV (por sus siglas en inglés) para disminuir la circulación del virus y la incidencia de estos cánceres.

La vacuna se incorporó al calendario nacional en 2011 para las nenas y en 2017 para los varones. Es decir, que las chicas que cumplan entre 11 y 19 años en el transcurso de 2019 y que no se hayan aplicado las dos dosis deben iniciar el esquema o completarlo; al igual que los varones de 11 a 13.

“Cuando uno pone una vacuna en el calendario comienza una historia, que termina cuando los chicos están adecuadamente vacunados. Tenemos mucho trabajo por hacer. Hoy casi 50% de los chicos no tienen la segunda dosis aplicada. Nuestra tarea diaria como pediatras es trabajar, convencer, marcar la importancia de la vacunación y que las familias entiendan que las vacunas se tienen que dar en tiempo y forma”, afirmó Angela Gentile, jefa del departamento de Epidemiología del Hospital de Niños Ricardo Gutiérrez, durante el lanzamiento de la iniciativa VPH no miremos para otro lado.

Gentile, también integrante del comité nacional de infectología de la Sociedad Argentina de Pediatría (SAP), precisó que la tasa de cobertura de la primera dosis es del 83% y de la segunda -que se debe aplicar con un intervalo mínimo de seis meses- se ubica entre el 40% y el 50%.

“Tenemos que trabajar para elevar las coberturas. Sin la segunda dosis la protección a largo plazo no es suficiente”, advirtió a su turno Carla Vizzotti, presidenta de la Sociedad Argentina de Vacunología y Epidemiología (SAVE). Coincidió Leandro Cahn, director ejecutivo de la Fundación Huésped: “La falta de cobertura completa es un llamado de atención fuerte. Tenemos que garantizar la sostenibilidad de la accesibilidad y ser capaces de mejorar la cobertura para disminuir la circulación del virus”. También subrayó la importancia de la implementación de la ley de Educación Sexual Integral.

Fuente: Diario de Cuyo >> lea el artículo original