Las Fuerzas de Siria Democrática (FSD), una alianza liderada por milicias kurdas, suspendieron hoy el asalto al último reducto del grupo extremista Estado Islámico (EI) en el este de Siria ante la rendición de más combatientes radicales, que también han intentado contraatacar y recuperar terreno.

Al menos 1.500 extremistas y sus familiares se rindieron y entregaron este jueves a las FSD, informó a Efe el portavoz de las milicias, Mustafa Bali, mientras el Observatorio Sirio elevó ese número a 2.200 personas, entre ellas cientos de miembros del EI.

Fuente: EFE >> lea el artículo original