Las enfermedades renales crónicas causan al menos 2.4 millones de muertes por año en el mundo y actualmente son la sexta causa de fallecimiento de más rápido crecimiento, según se informó en el marco del Día Mundial del Riñón que se conmemora este jueves.

Según se estimó, 850 millones de personas en todo el mundo tienen enfermedades renales, por lo que la conmemoración de esta fecha tiene como objetivo concientizar sobre la alta y creciente carga de enfermedades renales en todo el mundo y la necesidad de implementar estrategias para la detección temprana, su prevención y tratamiento.

Los riñones son filtros que se encargan de eliminar los productos de desechos del organismo, mantener el equilibrio de agua y producir hormonas importantes para el cuerpo.

Cuando estas funciones no se pueden cumplir el cuerpo se ve afectado. Esta pérdida de función renal se conoce como Enfermedad Renal Crónica (ERC) y tiene distintos grados de severidad.

Es una enfermedad que no avisa, muchas veces cursa sin síntomas, por lo tanto, el diagnóstico temprano es difícil de establecer. Se estima que 1 de cada 10 personas padecen Enfermedad Renal.

Diferentes causas pueden disminuir la capacidad funcional de los riñones y desarrollar enfermedad renal: la hipertensión arterial, la diabetes, enfermedades cardiovasculares, la obesidad, edad mayor a 65 años, haber padecido lesión renal aguda y antecedentes familiares de enfermedad renal.

El lema 'Salud renal para todos en todos lados' hace un llamado para una cobertura de salud universal para la prevención y el tratamiento temprano de la enfermedad renal en todo el mundo.

En el Día Mundial del Riñón, que se conmemora este jueves, se hace un llamado a todos para ayudar a generar medidas concretas de concientización, para mejorar el cuidado de los riñones:

• Fomentar y adoptar estilos de vida saludables. Se pueden prevenir, retrasar y / o mantener bajo control muchos tipos de enfermedades renales cuando se implementan medidas de prevención adecuadas.

• Hacer que la detección de enfermedades renales sea una intervención de atención médica primaria, incluido el acceso a herramientas de identificación, como análisis de orina y sangre.

La detección de individuos de alto riesgo, el diagnóstico y tratamiento temprano son costo efectivo.

• Asegurar que los pacientes renales reciban los servicios de salud básicos que necesitan (control de la presión arterial y el colesterol, medicamentos esenciales) para retrasar la progresión de la enfermedad sin sufrir dificultades financieras.

• Romper las barreras socioeconómicas y ampliar el acceso a servicios integrales para satisfacer las necesidades de la población es esencial para garantizar un cuidado renal equitativo y aumentar la calidad.

Fuente: Diario de Cuyo >> lea el artículo original