El jugador de Racing, quien fue suplente ante River, le hizo un desplante a su entrenador cuando este estaba por mandarlo a la cancha.
¿Qué pasó entre ambos?

Racing perdió mucho más que tres puntos ante River en el Monumental.
Resignó la oportunidad de afianzarse como líder, dar un golpe de autoridad y enviarles un mensaje contundente a sus perseguidores.
Y perdió, parece, la armonía entre dos de sus referentes: nada menos que Eduardo Coudet, entrenador, y Ricardo Centurión, una de sus figuras.

Fuente: Diario Popular >> lea el artículo original