Repasando los beneficios del café avalados por la ciencia, en otras ocasiones hemos sacado a la luz un estudio acerca de su capacidad para reducir los daños hepáticos causados por el alcohol, investigaciones sobre su poder para alargar la vida o la protección del hígado. Por otra parte, cabe subrayar previamente que consumirlo en exceso tiene repercusiones negativas en nuestro organismo como la aparición de úlceras, la acidez estomacal o las migrañas y la hipertensión.

Ahora, un nuevo estudio publicado el mes pasado en la revista Frontiers in Neuroscience sugiere una correlación entre el aumento del consumo de café y una mejor capacidad cerebral, resultando clave para combatir algunas enfermedades cerebrales y neurodegenerativas graves, como el Alzheimer o el Parkinson.

21 secretos del café que, posiblemente, desconocías

'El consumo de café parece tener cierta correlación con un menor riesgo de padecer ambas enfermedades' reveló Donald Weaver, codirector del Instituto del Cerebro Krembil en la Universidad de Toronto y uno de los autores del estudio. Para ahondar en ello los responsables analizaron químicamente el café con el propósito de buscar las sustancias responsables de este beneficio. Y sorprendentemente, se toparon con que la cafeína no tenía nada que ver. De hecho, la correlación con la mejora cerebral y la protección ante el Alzheimer o el Parkinson se hallaba de igual manera en el café descafeinado. 

El secreto reside en un compusto químico llamado fenilindano, que se crea durante el proceso de tostado y que es capaz de detener en el cerebro la acumulación de dos proteínas tóxicas, llamadas tau y beta-amiloide, relacionadas con la enfermedad de Alzheimer y el Parkinson. Cuánto más oscuro es el café tostado, más  fenilindanos contiene.

Fuente | Inc

Fuente: ABC.es >> lea el artículo original