El toque de queda entra en vigor esta noche en París y otras ocho grandes ciudades de Francia sin que el Gobierno haya cedido en el pulso con el mundo de la cultura y la restauración que pedían una excepción para recibir público más allá de las 21.00 horas.

'Todo el mundo debe estar en su casa a las 21.00 horas, salvo las excepciones muy precisas que ya enumeré ayer', dijo hoy el primer ministro, Jean Castex, en referencia a las salidas autorizadas por trabajo, salud, desplazamiento en avión o tren, o bien salir para pasear a la mascota.

Fuente: EFE >> lea el artículo original