Más de 17 millones de estadounidenses ya han emitido su voto en las elecciones presidenciales de 2020, una avalancha récord de votos anticipados que responde tanto al entusiasmo demócrata como a una pandemia que ha transformado la forma en que vota la nación.

El total representa el 12% de todos los votos emitidos en las elecciones presidenciales de 2016, aun cuando ocho estados todavía no han informado sus totales y los votantes aún tienen más de dos semanas para emitir su voto. El apuro de los estadounidenses por votar lleva a los expertos en elecciones a predecir que podría emitirse un récord de 150 millones de votos y que los índices de participación podrían ser más altos que en cualquier otra elección presidencial desde 1908.

Teniendo en cuenta que Estados Unidos, el voto no es obligatorio y la presencia en las urnas siempre suele ser escasa, el número de 150 millones es sorprendente, aunque poco significativo si se lo compara con la democracia más grande del planeta, India, donde votan 900 millones de personas.

La gente vota anticipadamente en Las Vegas. Foto: AFP

'Es una locura', dijo Michael McDonald, politólogo de la Universidad de Florida que desde hace mucho realiza un seguimiento de las votaciones en su sitio ElectProject.org. El análisis de McDonald muestra que han votado aproximadamente 10 veces más personas que a esta altura de 2016.

'Podemos estar seguros de que esta será una elección de alta participación', dijo McDonald.

Hasta ahora la participación ha sido asimétrica, en tanto los demócratas superan a los republicanos por 2 a 1 en los 42 estados incluidos en el recuento de The Associated Press.

Los republicanos vienen preparándose para esta temprana ventaja demócrata desde hace meses, mientras veían al presidente Donald Trump criticar las boletas de voto por correo y plantear una preocupación infundada por el fraude.

biden-trump-theguardian

Las encuestas, y ahora la votación anticipada, indican que ese discurso ha alejado a las bases de su partido de un método de votación que tradicionalmente dominaban en las semanas previas al día de la elección.

Eso les da a los demócratas una ventaja táctica en el tramo final de la campaña. En muchos estados muy disputados, los demócratas se han asegurado una parte de sus votantes y pueden dedicar su tiempo y su dinero a votantes poco frecuentes que son más difíciles de encontrar.

Pero eso no significa necesariamente que los demócratas vayan a tener una ventaja en los votos cuando se cuenten las boletas. Ambos partidos prevén un aumento de los votos republicanos el día de la elección que, en cuestión de horas, podría cambiar drásticamente la dinámica.

'Los números republicanos van a repuntar', dijo John Couvillon, encuestador republicano que está haciendo un seguimiento de la votación anticipada. 'La pregunta es a qué velocidad y cuándo'.

Una pantalla digital para firmar en un centro de votación en Nevada. Foto: AFP

Couvillon dijo que los demócratas no pueden quedarse tranquilos con su ventaja en votos, pero que los republicanos están haciendo una apuesta arriesgada. Una serie de factores, desde el aumento de los contagios de coronavirus hasta el clima, pueden afectar la participación presencial el día de la elección. 'Poner toda tu confianza en un solo día de votación es un riesgo muy alto', dijo Couvillon.

Por eso, pese al discurso de Trump, su equipo de campaña y su partido animan a sus propios votantes a votar por correo o de forma anticipada y en persona. El equipo de campaña, que envía voluntarios y personal a la calle desde hace meses pese a la pandemia, dice que este año ha registrado más votantes que los demócratas en estados pendulares clave como Florida y Pensilvania, lo que supone un cambio radical con respecto al patrón habitual cuando se avecina una elección presidencial.

Pero ha tenido un éxito limitado en promover el voto por correo. En los estados pendulares clave, los republicanos están mucho menos interesados en votar por correo.

En Pensilvania, más de las tres cuartas partes de las más de 437.000 boletas enviadas por correo hasta ahora provienen de votantes demócratas. En Florida, la mitad de todas las boletas enviadas por correo hasta ahora provienen de demócratas y menos de un tercio de ellas de republicanos. Incluso en Colorado, un estado donde cada votante recibe una boleta por correo y los republicanos suelen dominar la primera semana de votación, sólo el 19% de las boletas devueltas han sido de republicanos.

Juezas electorales examinan votos enviados por correo en Miami Dade. Foto: AFP

'Todo esto es alentador, pero tres semanas es toda una vida', dijo el estratega de datos demócrata Tom Bonier sobre las cifras de la votación anticipada. 'Puede que estemos a mitad del primer trimestre y los demócratas han puesto un par de puntos en la pizarra.'

Esa enorme cantidad de votos se ha emitido sin que se produjera ninguna de las violentas escaramuzas en los lugares de votación que temían algunos activistas y funcionarios policiales.

Errores

Ha habido errores resonantes: en Nueva York se enviaron 100.000 boletas de votación por correo defectuosas y 50.000 en Columbus, Ohio, y un proveedor que abastece a ese estado y a Pensilvania atribuyó los retrasos en el envío de las boletas a una demanda abrumadora.

Pero hay pocas evidencias de los trastornos masivos que algunos temían por el hecho de que las oficinas electorales debieron encarar un cambio abrupto para hacer frente a la afluencia de votos anticipados.

Hubo colas fuera de lo común y horas de espera en Georgia, Texas y Carolina del Norte. Foto: AP

Sí hubo colas fuera de lo común y horas de espera en Georgia, Texas y Carolina del Norte cuando se abrió la votación anticipada presencial. Las demoras se debieron en gran medida a la falta de recursos para hacer frente a esa oleada, algo que para algunos es una forma de supresión de votantes.

Los republicanos sostienen que estas señales de entusiasmo no significan nada. Los votantes demócratas anticipados son personas que habrían votado de todos modos, dicen. Pero un análisis de AP sobre el voto anticipado muestra que el 8% de los votantes anticipados nunca antes había votado, y el 13,8% había votado en la mitad o menos de las elecciones anteriores para las que estaban calificados.

Los datos también muestran que los votantes están adoptando el voto por correo, que, según los funcionarios de salud, es la forma más segura de evitar el contagio por coronavirus mientras se vota. Entre los votantes anticipados, el 82% votó por correo y el 18% en persona.

Los votantes negros emiten el 10% de los votos emitidos, casi lo mismo que su porcentaje del electorado nacional, según el análisis de AP de los datos de L2, una empresa proveedora de datos políticos. Eso es una señal de que esos votantes, que han sido menos propensos a votar por correo que los blancos y los latinos, se han entusiasmado con este método.

Centro de votación en Houston. Foto: EFE

Los votos enviados por correo hasta ahora tienden a ser de votantes mayores: la mitad proviene de votantes mayores de 64 años. Tradicionalmente, los votantes más jóvenes y de las minorías envían sus boletas por correo más cerca del día de elecciones o votan en persona.

Las boletas de voto por correo ya devueltas en varios estados superan ampliamente el total de elecciones anteriores. En Wisconsin, se han emitido cinco veces más votos por correo que el total de 2016. En Carolina del Norte, hasta ahora la cifra se ha triplicado.

La votación anticipada presencial comenzó esta semana en varios de los principales estados y también batió récords, particularmente en las áreas metropolitanas de tendencia demócrata. En Texas, el condado de Harris de Houston tuvo un récord de 125.000 votos emitidos. En Georgia, filas de horas de duración salían de los lugares de votación en gran parte de las zonas urbanas del estado.

Tunde Ezekiel, abogado de 39 años demócrata que votó anticipadamente en Atlanta el jueves, dijo que quería estar seguro de tener la oportunidad de expulsar a Trump de su cargo: 'No sé cómo estarán las cosas el día de las elecciones... y no quería correr ningún riesgo'.

El evidente entusiasmo de los demócratas ha animado a los colaboradores del partido, pero hacen notar que es difícil saber hacia qué lado se inclinará la participación. Los republicanos podrían estar igual de motivados, pero reservarse para el día de la elección.

'Una alta participación podría beneficiar a cualquier de los dos partidos”, dijo Bonier. 'Depende'.

Nicholas Riccardi y Angeliki Kastanisap, Associated Press

Traducción: Elisa Carnelli

ap

Mirá también

Elecciones en Estados Unidos 2020: Trump evasivo y Biden errático, en el segundo debate presidencial a distancia

Elecciones en Estados Unidos: Clarín en Welch, el pueblo más trumpista del mundo

Fuente: Diario Clarín >> lea el artículo original