16 de octubre de 2020  • 10:45

El contado con liquidación (CCL o 'dólar cable'), cotización que utilizan empresas e individuos para sacar divisas del país de forma libre, sigue en un sendero alcista hoy y esta mañana superaba los $170.
Esta semana, esta cotización avanzó al menos $14. Se acercaba, de ese modo, a la del dólar blue, otro tipo de cambio por fuera de las restricciones oficiales, que ayer cerró a $171 y hoy se mantenía estable.

La brecha entre el dólar CCL y el dólar oficial mayorista llegaba así al 119,8%.
En el caso del dólar blue, la diferencia es de 120,6%.
Se trata de porcentajes que no se veían desde la hiperinflación de 1989, de acuerdo con la consultora FMyA.

El dólar MEP, el otro tipo de cambio libre al que se accede a través de la compraventa de activos financieros, se vendía a $157,32, 1,5% más que ayer.
Este dólar avanzó más de $13 esta semana.

Dólar blue hoy: a cuánto cotiza el viernes 16 de octubre

El dólar mayorista oficial se vendía a $77,49 y avanzaba un centavo.
El minorista, por su parte, se vendía a $82,50 en Banco Nación, el mismo valor que ayer.
El valor final del dólar 'ahorro', con el 30% del impuesto PAIS y el 35% de retención, era de $136,13.

Ayer, el dólar blue saltó $4 y se vendió a $171, su valor histórico más alto.
Este billete aumentó $24 en lo que va del mes.
El mercado paralelo se calienta con cada restricción en el oficial.
Luego del ajuste de las restricciones cambiarias, que se estima que dejarán afuera al 75% de quienes accedían al cupo de dólar 'ahorro' oficial, en el blue se recalentó la demanda y se enfrió la oferta, hoy limitada por los controles sobre los 'coleros' digitales (quienes compraban los US$200 mensuales y luego se los transferían a otros, generalmente a cambio de una comisión).

Hoy se esperaba una reacción en los tipos de cambio libres luego de que ayer por la noche el Central difundiera la Comunicación 'A' 7138, mediante la que pone en vigencia desde hoy una serie de condiciones a los pagos y eleva los requisitos vigentes para dar acceso al mercado de cambios para el pago de importaciones de bienes con registro de ingreso aduanero pendiente.
Esta medida, según advierten importadores, puede paralizar algunos de esos ingresos y causar mayores faltantes de insumos en las próximas semanas.

Por qué es riesgosa la brecha

La brecha tiene impacto sobre las expectativas y los comportamientos de los actores de la economía. La razón principal es que cuanto más crece la diferencia entre el tipo de cambio oficial (contenido por las regulaciones oficiales) y los que están por fuera de esas restricciones, se lee una mayor probabilidad de devaluación en el mercado oficial, fogoneada por la lupa puesta sobre las reservas netas del Banco Central, que son cada vez menores.

A grandes rasgos, el gran problema de la brecha es que es formadora de expectativas de corrección cambiaria y, a la vez, retroalimenta ese proceso.
Así lo explicó a LA NACION Gabriel Caamaño, de la consultora Ledesma: 'En la medida en que va creciendo la diferencia, se profundizan todos los comportamientos de cobertura que hacen los agentes para prevenir las consecuencias de una futura depreciación, y eso termina haciendo que la economía funcione peor, porque el productor de soja no vende, el industrial pierde insumos y el exportador pierde reservas'.

En el caso de las importaciones, una brecha tan grande alimentaba la posibilidad de que los importadores se sobrestockearan (en otras palabras, aumentaran su demanda de dólares) si sus expectativas es que haya una devaluación en los próximos meses; posibilidad que seguramente quedará más controlada por las nuevas medidas del Banco Central.

Por otro lado, incentiva comportamientos elusivos: la subfacturación en el caso de las exportaciones y la sobrefacturación en el caso de las importaciones. Son 'ardides' que se intentaron frenar con precios de referencia y otras medidas de Aduana, pero que no se pudieron controlar del todo, señala el economista.

Conforme a los criterios de

Más información

Fuente: La Nación >> lea el artículo original