16 de octubre de 2020  • 10:55

El Gobierno enviaría el proyecto de legalización del aborto al Congreso en los próximos días, según afirmó Dora Barrancos,asesora ad honorem del presidente Alberto Fernández y una referente feminista de trabajo asiduo en la Casa Rosada.

'Te puedo decir que la semana que viene debería ingresar el proyecto (de interrupción voluntaria del embarazo) del Poder Ejecutivo, te estoy dando una primicia. Estoy corriendo un riesgo absoluto, pero bueno, estamos en esa plausibilidad. Estaríamos en la semana que viene, más datos no puedo dar', dijo Barrancos al programa Al Margen de Radio Nacional Viedma.

Tras los dichos de la asesora presidencial, en la Casa Rosada no quisieron confirmar cuándo se enviará el proyecto.
No estaba en la agenda del Gobierno comunicar aún el tema.
'Es una expresión de deseo (de Barrancos)', fue la respuesta oficial que dieron en el entorno de Alberto Fernández.
Y agregaron: 'Fueron expresiones de ella, no del Presidente.
Fueron a título personal'.

Tal como publicó LA NACION el lunes, en los últimos días cerca del Presidente reactivaron las gestiones para consolidar una estrategia legislativa para intentar asegurar los votos (o al menos acercarse al número) antes de enviar la iniciativa al Congreso.
Está en los planes del Gobierno remitir el proyecto antes de fin de año.

En este sentido estuvieron trabajando políticamente la secretaria de Legal y Técnica, Vilma Ibarra y la ministra de Mujeres, Géneros y Diversidad, Elizabeth Gómez Alcorta .
Las funcionarias vienen articulando con diputadas de la oposición. Según pudo reconstruir LA NACION, un grupo de legisladoras de Juntos por el Cambio envió a la Casa Rosada un listado con los votos positivos que, de mínima, aseguraría el espacio para que en el Gobierno hagan la matemática.
En el Frente de Todos, no todas las posiciones de los legisladores están claras.

Aún quienes motorizan el proyecto con mayor potencia dentro del oficialismo replican que no quieren enviar la iniciativa para que duerma en la mesa de entradas del Congreso.
Aseguran que buscan enviarlo con un número de votos sólidos para intentar una rápida aprobación.

Fernández, además, tiene poco margen para un revés legislativo, en un momento político y económico delicado.
'Si lo mandamos es para que sea ley', dijo un alto funcionario de la Casa Rosada a LA NACION.

Los colectivos de mujeres reclaman que el Presidente cumpla con su promesa de campaña y con el discurso que pronunció cuando se abrieron las sesiones ordinarias y proclamó que la legalización de la interrupción voluntaria del embarazo sería una prioridad de su gestión.
Pero entre los funcionarios que orbitan alrededor del Presidente hay matices respecto a cuál es el momento indicado para girar la iniciativa, que está escrita desde marzo y quedó archivada por la pandemia.

Conforme a los criterios de

Más información

Fuente: La Nación >> lea el artículo original