En el mercado existen muchos productos que pueden ayudarte a tratar diferentes condiciones de la piel.
Sin embargo, puede ser que tengan ingredientes no naturales que irriten o te causen otros problemas.
Hay muchos remedios caseros que pueden ayudarte: hierbas, cremas, aceites esenciales, suplementos naturales, etcétera.

 

El acné se desarrolla cuando los poros se obstruyen o se infectan con bacterias.
El acné es la enfermedad de la piel más común en Estados Unidos, y afecta a cerca del 80% de las personas a lo largo de su vida.

 

Puedes utilizar remedios caseros específicos para ayudar a equilibrar los niveles de grasa de la piel, reducir la inflamación, matar las bacterias y prevenir futuros brotes de acné.

 

Aceite esencial de árbol del té

El aceite de árbol del té es un antibacteriano y antinflamatorio natural, lo que significa que puede matar al P.
acnes
, la bacteria que causa el acné
.

 

Las propiedades antinflamatorias del aceite de árbol del té implican que también puede reducir la hinchazón y el enrojecimiento de los granos.

 

En un estudio realizado en 2015 se examinó la evidencia existente sobre el aceite de árbol del té y el acné.
Los investigadores descubrieron que los productos que lo contienen pueden reducir el número de llagas en personas con acné leve a moderado.

 

Este estudio concluyó que este aceite puede funcionar tan bien como el peróxido de benzoílo del 5%, que es un medicamento común de venta libre para el acné.

 

Puedes conseguir el aceite esencial puro, diluirlo con aceite de coco y aplicarlo sobre las zonas afectadas.
Es importante que siempre diluyas los aceites esenciales, ya que son muy fuertes y pueden dañar tu piel.

 

Aceite de jojoba

El aceite de jojoba es una sustancia natural y cerosa que se extrae de las semillas del arbusto de jojoba.

 

Las sustancias cerosas de este aceite pueden ayudar a reparar la piel dañada, lo que significa que también puede ayudar a acelerar la cicatrización de las heridas, incluidas las lesiones de acné.

 

Algunos de sus compuestos pueden ayudar a reducir la inflamación de la piel, lo que significa que puede reducir el enrojecimiento y la hinchazón alrededor de granos, espinillas y otras lesiones inflamadas.

 

Coloca un par de gotas de aceite de jojoba sobre un algodón y frótalo suavemente sobre las heridas del acné.

 

Aloe vera

El aloe vera es un antibacteriano y antinflamatorio natural que puede reducir la aparición del acné y prevenir los brotes de acné.

 

El aloe vera contiene mucha agua y es un excelente humectante, por lo que es especialmente adecuado para las personas que tienen la piel seca a causa de otros productos antiacné.

 

Intenta limpiar las llagas de acné y luego aplica una fina capa de crema o gel con al menos un 10% de aloe vera.

 

Puedes también usar el aloe vera de forma natural desde la planta y aplicarlo sobre tu piel.
Para usarlo de esta manera, sólo debes cortar la penca y ponerla a remojar, al colocar la base dentro de un recipiente con agua durante 24 horas.
Cambia el agua cada 8 horas aproximadamente.
Este proceso se realiza para extraer el yodo que contiene el gel del aloe y evitar que pueda causar manchas en la piel.

 

Miel

La miel se ha utilizado para tratar enfermedades de la piel, como el acné, durante miles de años.
Contiene muchos antioxidantes que pueden ayudar a limpiar los residuos y desechos de los poros obstruidos.

 

Los médicos utilizan la miel en los apósitos de las heridas debido a sus propiedades antibacterianas y cicatrizantes.

 

Con tu dedo limpio o un algodón, frota un poco de miel sobre las áreas del rostro que estén afectadas.
También puedes añadirla a alguna mascarilla.

 

Ajo

Muchos practicantes de la medicina tradicional usan el ajo para tratar infecciones y aumentar la capacidad del cuerpo para combatir gérmenes e infecciones.

 

El ajo contiene compuestos organosulfurados, que tienen efectos naturales antibacterianos y antinflamatorios.
Los compuestos organosulfurados también pueden ayudar a estimular el sistema inmunológico, que ayuda al cuerpo a combatir las infecciones.

 

En este caso se recomienda que ingieras ajo, ya sea en las comidas o en cápsulas, pues si aplicas ajo directamente sobre la piel puedes causar mucha irritación.

 

Aceite de coco

Como otros remedios naturales, el aceite de coco contiene compuestos antinflamatorios y antibacterianos.

 

Esto significa que puede destruir las bacterias que causan el acné y reducir el enrojecimiento y la hinchazón de los granos.
El aceite de coco también puede acelerar la curación de las llagas abiertas del acné.

 

Pudes usarlo como crema sobre tu piel, así que después de limpiarla perfectamente, aplica un poco de este aceite sobre las partes dañadas.

 

Foto de portada: Kalos Skincare / Unsplash