Hoy 14 de septiembre es un día muy importante para la religión católica, especialmente en Colombia, donde se celebra el día del señor de los milagros, con una procesión por las calles.

A pesar de la pandemia, esta celebración se llevará a cabo, pero el pueblo colombiano la presenciará de manera virtual, teniendo sede en la basílica menor de San Juan Bautista de Girón.

Ni el covid-19 detuvo la de de los católicos en Colombia, pues respetando el acuerdo de distanciamiento social impuesto por el gobierno nacional, este año el día del señor de los milagros seguirá en pie de forma virtual.

Día del señor de los milagros será virtual

La basílica menor de San Juan Bautista de Girón se encuentra terminando los protocolos necesarios para ser apta para la sede de esta celebración religiosa, la cual es una de las más importantes entre los feligreses.

El párroco Anderson Gómez, quien está a cargo del templo señaló, 'la invitación es que participemos de la fiesta, a través de las redes sociales. Esta es una forma de no bajar la guardia, ante el aumento de casos de COVID-19 en el Área Metropolitana'.

Aun no se sabe cual será el promedio de espectadores del evento, pero se esperan números muy altos, ya que el día del señor de los milagros es uno de los más importantes para los católicos colombianos y un gran atractivo del turismo religioso.

El origen del señor de los milagros

Allá por el año 1580 Buga era un pequeño caserío, en el valle del Cauca, Colombia. El río de Buga corría en aquel entonces donde ahora está el templo del señor de los milagros. Al lado izquierdo del río había un ranchito de paja donde vivía una india anciana cuyo oficio era lavar ropa. Esta mujer era muy piadosa y estaba ahorrando y reuniendo dinero para comprarse un Santo Cristo y poder rezarle todos los días. Reunió 70 reales que era lo que necesitaba para comprarlo y traerlo desde Quito.

El día en que la piadosa lavandera iba a llevar su dinero al señor Cura párroco para que le consiguiera la imagen, pasó por allí llorando un honrado padre de familia a quién iban a echar a la cárcel porque debía 70 reales y no tenía con qué pagarlos. La buena mujer se conmovió por esta tristeza y le dio al pobre necesitado los 70 reales que tenía ahorrados. Aquel hombre lleno de alegría y de agradecimiento le deseó que Dios la bendijera y le ayudara mucho.

Te puede interesar: Santoral católico: oración y significado de la Asunción de la Virgen María

Una noche la anciana oyó golpecitos en el sitio donde guardaba la imagen y averiguando lo que pasaba se llevó una gran sorpresa al darse cuenta que el Santo Cristo y la cajita habían crecido notablemente, pero se imaginó que eso sería ilusión de sus ojos ya muy debilitados por la edad. Pero pocos días después advirtió que la imagen tenía ya cerca de un metro de estatura.

Fuente: La Verdad >> lea el artículo original