Se estima que 3,8 millones de personas fueron diagnosticadas con cáncer en 2018 y 1,4 millones murieron por esta enfermedad por lo que es la segunda causa de muerte en la región de las Américas, según un informe de la OMS que se publicó a inicios de este año.

De ese universo de casos, el diagnóstico de cáncer pulmonar se registró con mayor incidencia en hombres y mujeres después del cáncer de próstata y del cáncer de mama, en ese mismo orden.

Para cambiar esta incidencia, instituciones como Solca y especialistas en el área oncológica recomiendan a la ciudadanía evitar los factores de riesgo, como el consumo del cigarrillo, que derivan en el desarrollo de esa patología que afecta al sistema respiratorio.

Los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC), de Estados Unidos, se suman a las voces de prevención:

  • No fume. En los Estados Unidos, fumar cigarrillos causa alrededor del 80 % al 90 % de las muertes por cáncer de pulmón. Lo más importante que usted puede hacer para prevenir el cáncer de pulmón es no empezar a fumar o, si ya fuma, dejar de hacerlo.
  • Evite el humo secundario del tabaco. El humo del cigarrillo, los puros o las pipas que fuman otras personas se llama humo secundario. No deje que se fume en su casa ni en su automóvil.

La Sociedad Americana contra el Cáncer también sugiere evitar la exposición al radón. Se trata de un gas natural que se origina de la desintegración radiactiva del uranio, presente en suelos y rocas, que luego se esparce por el aire.

Para reducir el peligro, la organización internacional, señala que es importante hacer pruebas constantes que detecten si en los hogares hay un nivel elevado de esta sustancia radiactiva. La utilización de zapatos dentro de casa es importante, resalta.

La Agencia de Protección Ambiental de Estados Unidos explica en su portal web que se puede comprar un test de prueba en ferreterías, o por Internet, seguir las instrucciones y enviarlo a un laboratorio. Si los resultados muestran un nivel de radón alto, el primer paso recomendado 'es tener instalado un sistema de conducto de ventilación y un ventilador, que expulse el radón que se encuentra debajo de la casa y lo ventile al exterior'.

Alimentación sana para fortalecer el organismo

Llevar una dieta rica en vegetales y frutas también puede prevenir el riesgo de cáncer de pulmón. La Organización Mundial de la Salud explica que los nutrientes de esos alimentos crean una capa protectora que refuerza el sistema inmunológico. No obstante, si persiste el consumo de cigarrillos, no hay mucho que las vitaminas puedan hacer.

La Sociedad Americana contra el Cáncer concluye en que 'algunas personas que padecen cáncer de pulmón no tienen ningún factor de riesgo claro. Aunque se sabe cómo prevenir la mayoría de los cánceres de pulmón, hasta ahora se desconoce cómo prevenirlos todos'. (I)

Fuente: El Universo >> lea el artículo original