El equipo catalán, que lidera provisoriamente con 69 puntos, puede quedar desplazado mañana al segundo lugar si Real Madrid (68) vence a Espanyol (24), último del torneo, que afrontará ese compromiso con un técnico interino (Joaquín Pérez Rufete) tras despedir hoy a Abelardo Fernández.

Barcelona estuvo siempre en ventaja en el estadio de Balaídos, donde el uruguayo Suárez se reencontró con la red después de la operación de meniscos en su rodilla derecha que lo sacó de las canchas en enero, antes de la suspensión de la temporada española por la pandemia de coronavirus.

El 'Pistolero', que no marcaba desde el derbi catalán con Espanyol, el 4 de enero, gritó primero tras una jugada preparada con su amigo Messi, que ante un tiro libre en buena posición para marcar, amagó con pegarle al arco y le sirvió el gol con un pase a la cabeza.

Transcurrían 20 minutos del primer tiempo y el juego, correspondiente a la 32da.
fecha, parecía con un claro destino a favor de la visita, que dominaba la pelota con Messi como articulador de juego, recostado sobre el costado derecho del ataque y con tendencia a correrse hacia el centro para combinar con la frescura de los jóvenes Ricky Puig y Ansu Fati.

El capitán del seleccionado argentino tuvo a los 39 minutos del período inicial la gran chance de anotar el gol 700 que no pudo marcar fechas pasadas frente a Sevilla y Athletic Bilbao.
Después de recuperar una pelota a la salida de la defensa rival, se perfiló para la zurda dentro de la medialuna del área pero su disparo dio en uno de los sostenes de la red del arco.

Celta de Vigo, ubicado en el 16to.
puesto, aprovechó un descuido de la defensa de Barcelona al comenzar el segundo tiempo y llegó por primera vez al empate en el partido con una solitaria definición del ruso Fedor Smolov, tras pase del turco Okay Yokuslu.

Una rápida respuesta del puntero casi le permite marcar a Messi, con un tiro alto, que demandó revisión del VAR por un cruce de un defensor local que no significó falta sobre el rosarino.

Suárez, a los 22 minutos del último período, consiguió tranquilidad cuando recibió una pelota de Messi, de espaldas al arco, giró en el borde del área y definió con un remate bajo al palo derecho del arquero serbio Dragan Rosic.
Pero a dos minutos del final, el capitán de Celta, Iago Aspas, setenció el definitivo empate con un tiro libre rasante que sorprendió al alemán Marc Ter Stegen.

Si Barcelona pierde la punta este domingo tendrá sólo seis fechas para intentar recuperarla, con los siguientes rivales por delante: Atlético de Madrid (próximo martes en el Camp Nou), Villarreal (5/7), Espanyol (8/7), Valladolid (12/7), Osasuna (15/7) y Alavés (19/7).

Justamente Atlético de Madrid, dirigido por Diego Simeone y con Ángel Correa de titular, se afirmó hoy en la tercera colocación del certamen al vencer de local a Alavés por 2 a 1.

Saúl Ñíguez (14m ST) y Diego Costa, de penal (28m ST) anotaron los goles del equipo del 'Cholo', que llegó a las 58 unidades y le sacó cuatro al cuarto, Sevilla.
Descontó sobre el final Joselu, también desde los 12 pasos.

La 32da.
fecha de La Liga, que comenzó el viernes con el empate entre Sevilla y Valladolid (1-1), registró también hoy la victoria 3-1 de Athletic Bilbao sobre Mallorca, que no contó con el juvenil argentino Luka Romero; y el triunfo 2-1 de Osasuna en su estadio ante Leganés (entró Jonathan Silva).

Posiciones: Barcelona 69 puntos; Real Madrid 68; Atlético de Madrid 58; Sevilla 54; Getafe 49; Villarreal 48; Real Sociedad 47; Valencia 46; Atlhetic Bilbao 45; Granada 43; Osasuna 41; Levante 38; Betis 37; Alavés y Valladolid 35; Celta de Vigo 34; Eibar 32; Mallorca 26; Leganés 25 y Espanyol 24.

Fuente: América Diario >> lea el artículo original